El 10% de los docentes que recurren al Defensor del Profesor de ANPE se plantea cambiar de profesión


El 10% de los docentes que recurren al Defensor del Profesor de ANPE se plantea cambiar de profesión

- Más de 3.300 maestros y profesores de todo el país pidieron apoyo el curso pasado a este servicio "abierto" sin ningún tipo de distinciones y operativo en todas las Autonomías

- El más frecuente de los conflictos registrados durante el pasado año académico relacionados con los alumnos está ligado a “faltas de respeto”

El 40% de los más de 3.300 docentes de toda España que se pusieron en contacto con el Defensor del Profesor de ANPE fueron maestros de Educación Primaria, según los datos divulgados por el sindicato que dirige en Ceuta Remedios Acosta en relación con un servicio “de atención inmediata y gratuita para víctimas de situaciones de conflictividad y violencia en las aulas”.

Puesto en marcha por ANPE en 2005 como primera medida de apoyo ante la indefensión del profesorado y como llamada de atención sobre el problema de la violencia escolar, es un servicio "abierto" sin ningún tipo de distinciones y operativo en todas las comunidades autónomas, a fin de "favorecer la atención personalizada a todos los docentes".

Durante los nueve años que han transcurrido desde su puesta en marcha, la oportunidad y la justificación del Defensor del Profesor se han traducido en los 25.657 profesores que hemos atendido, tanto en la enseñanza pública como en la privada.

El más frecuente de los conflictos registrados durante el pasado año académico relacionados con los alumnos está ligado a “faltas de respeto”. También son comunes los “problemas para dar clase” y las “falsas acusaciones de padres o estudiantes”.

En la relación con las familias sobresalen, por asiduos, los casos de “acoso y amenazas de padres”, mientras que los “problemas administrativos” son la causa más habitual de conflicto con la Administración o la Dirección de los centros.

Uno de cada diez docentes que ha escrito (servicio@eldefensordelprofesor.es) o telefoneado (915 220 827) al Defensor del Profesor ha asegurado estar pensándose abandonar la profesión.

ANPE exige a las Administraciones que “garanticen la debida protección jurídica al profesorado, así como la cobertura de la responsabilidad civil en relación con los hechos que deriven de su ejercicio profesional”. A los padres, que se responsabilicen de la educación de los hijos y “valoren” el trabajo de los docentes.