DENUNCIA

Años esperando a que arreglen los baños del colegio infantil de Benzú

Años esperando a que arreglen los baños del colegio infantil de Benzú
Archivo
Archivo  

La Consejería de Educación se compromete a reparar los baños de los más pequeños del CEIP Pablo Ruiz Picasso tras años de quejas ante unas instalaciones que pasaban más tiempo que en servicio, tras la mediación de la asociación de vecinos de Benzú.


Tragsa se encargará de la reforma de los baños del CEIP Pablo Ruiz Picasso, después de “años” sufriendo problemas “sin que nadie se preocupara”. Así se ha comprometido el consejero de Educación de Educación, Carlos Rontomé, y el director general de Educación, el que fuera consejero del área en la anterior legislatura, con la presidenta de la asociación de vecinos de Benzú, Rahma Mokhlis.

Y todo tras la queja en redes sociales de la asociación de vecinos de Benzú, relata su presidenta. El problema, explica, estriba en unos baños “que se hicieron en su día de aquella manera”, con tuberías estrechas y cañerías mal preparadas para el trote que dan unos niños tan pequeños. Son dos baños “y están atascados cada dos por tres, con el tiempo se han ido deteriorando y hay óxido, se estropea la cadena que son de esas de baños antiguos”, detalla Mokhlis, hablando como portavoz de ñas madres de alumnos, que han recurrido a ellos.

No hay problema de limpieza, no se trata de eso, subraya la presidenta vecinal, el problema está en que son n niños muy pequeños, de tres y cuatro años, “que se pasan el día pidiendo pipí” y es necesario sacarlos a la calle y atravesar el patio, llueva o haga sol, para usar el baño adaptado a los más pequeños del patio del colegio. Además, para algunos, puede suponer un problema añadido. En esas edades muchos están aun en proceso de adaptación para hacer solos sus necesidades y este obstáculo añadido obliga a la profesora a hacer malabarismos con la asistente para no dejar solos al resto en el aula.

De momento tienen la promesa de que las obras están por fin previstas, aunque teniendo en cuenta los años que llevan pidiéndolo…, lamenta Rahma Mokhlis.