FIBROCEMENTO

Casi todas las obras de retirada de amianto en colegios adjudicadas en 2017 están sin empezar o a medias

Casi todas las obras de retirada de amianto en colegios adjudicadas en 2017 están sin empezar o a medias
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

El Gobierno de Ceuta ha intentado dar gato por liebre con el amianto en los colegios. La Consejería de Educación ha venido aseverando hasta anteayer porque de ello estaba convencido su titular, Javier Celaya, que las techumbres potencialmente peligrosas de los colegios de la ciudad ya se reducían exclusivamente al CEIP Ortega y Gasset. Y así debería ser. Pero no.

La Administración autonómica adjudicó el 24 de marzo del año pasado por cerca de 25.000 euros a ‘Estructuras del Estrecho’ un concurso de “retirada y sustitución de cubiertas de amianto” en cuatro centros eucativos. En julio se encomendó otro contrato menor a ‘Excavaciones Norte de África’ por casi 8.500 euros para la “retirada y sustitución de cubiertas de amianto” en dos.

Los plazos de ejecución eran muy abiertos, "según previsiones del plan de trabajo". Doce y siete meses después de la adjudicación, respectivamente, las obras no se han empezado siquiera en su inmensa mayoría y donde han comenzado, como en una pequeña parte del colegio de la Junta de Obras del Puerto, siguen "a medias".

Según ha argumentado el consejero, las licencias especiales para manipular ese material se han demorado y, en cualquier caso, las obras no ejecutadas no se han pagado

Con el primer contrato se tenía que actuar en cuatro colegios. En el CEIP Federico García Lorca, sobre la cubierta del gimnasio a dos aguas en una superficie total de algo más de 76 metros cuadrados. En el CEIP Maestro José Acosta, en el almacén ubicado en una zona aledaña al gimnasio. En el CEIP Santiago Ramón y Cajal, en una cubierta situada en una zona de creo de más de cuarenta metros cuadrados y en el CEIP Vicente Aleixandre, en la cubierta de un almacén situado en el patio.

El segundo recogía dos faldones a un agua de un total de 72 metros cuadrados en el CEIP Ortega y Gasset, que además conserva otra amplísima cubierta de amianto de más de mil metros cuadrados, y en un faldón de 16 metros cuadrados de superficie del CEIP Juan Morejón. Solo en este último han terminado del todo las obras, según las fuentes consultadas en los centros por Ceutaldia.com. En el ‘Ortega y Gasset’ lo contratado está “a medias” y durante el penúltimo temporal el nuevo material colocado “amenazaba con desprenderse”. A fecha marzo de 2018 sigue "igual".

En los CEIP Ramón y Cajal, Federico García Lorca y Vicente Aleixandre no se ha hecho “nada”, aunque en este último colegio han explicado que en las vacaciones de Navidad se planteó la posibilidad de actuar y no se pudo por falta de personal propio.

El consejero de Educación, Javier Celaya, ha argumentado que las obras sin hacer que este miércoles dio por hechas “no se han pagado todavía” y ha señalado que parte del retraso se debe a la imprescindible solicitud de licencias especiales por parte de las adjudicatarias para la manipulación del amianto, cuya concesión se ha demorado.

En el caso del 'García Lorca' ha apuntado que el amianto está recubierto por una capa de hormigón que lo aísla y que se consensuará con el colegio qué tipo de actuación realizar pero en algunos colegios lo que se lamenta es que la Ciudad precisamente ha prescindido del criterio de los equipos directivos de los centros a la hora de evaluar las obras que se realizan en ellas.

Cerca de 1.800 metros cuadrados

Actualmente quedarían, así, cerca de 1.800 metros cuadrados con amianto en distintos colegios de Ceuta, la parte del león (1.331,68) en el CEIP Ortega y Gasset, pero también en otros colegios públicos cuyo mantenimiento compete a la Ciudad como el ‘García Lorca’ (152,2), el ‘José Acosta’ (44,9), el ‘Ramón y Cajal’ (47,4), el ‘Vicente Aleixandre’ (9,6) y el ‘Santa Amelia’ (100), donde se adjudicó otro contrato para su retirada en 2015. También queda en los Colegios Concertados Severo Ochoa (58,2) y en La Inmaculada (20,7).

Según 'Ecologistas en Acción', con el amianto "es necesario tener muy claro que en las aulas es peligroso, cualquiera que sea el tipo o la forma en que se presente", que "la mayoría de los colegios pueden contener materiales con amianto" (en España se prohibió en 2002) y que "la antigüedad de muchos de ellos y la falta de mantenimiento provoca un mayor deterioro y nivel de riesgo". 

Lo "más peligroso" es manipular los materiales con amianto sin medidas de seguridad y sin saber cómo, fraccionarlos, cortarlos, horadarlos, etcétera, pues "en todos esos casos emiten millones de fibras micrométricas invisibles al ambiente respirable".