"NEFASTA GESTIÓN"

CCOO denuncia el “despropósito” del nuevo traslado de la Guardería número 1

CCOO denuncia el “despropósito” del nuevo traslado de la Guardería número 1
Guardería antigua Nuestra Señora de África
Guardería antigua Nuestra Señora de África  

CCOO denuncia “la nefasta, por no decir inexistente” gestión que la Consejería de Educación realiza en relación con los centros de Educación Infantil de los que es competente de forma directa y que ha obligado Al cierre de la Guardería Nuestra Señora de África en su actual ubicación y su traslado provisional, acelerado y urgente a unas instalaciones “del todo inapropiadas”, para el perfil de Menores a los que se presta atención en el CEIP.Santiago Ramón y Cajal.

Un traslado motivado por las obras de reacondicionamiento que se están realizando en el colegio José Acosta. El problema ñadido viene, apuntan desde el sindicato, cuando tras la obra las se reduzca el número de aulas disponibles al ser requeridas para su uso por parte de la Dirección Provincial de Educación para la ampliación del centro escolar.

Además, apuntan, a pesar de la obra de acondicionamiento no cuentan con servicios ni baños adaptados a los menores, no existe una cocina, “las comidas se elaboran en el otro Centro de Infantil propiedad de la Cuidad y trasladados por Cruz Blanca en recipientes y termos cedidos por el Ejercito”,  no hay patios de recreo. “Y estas deficiencias  sonsolo unamuestra de las carencias denunciadas”.

“No hemos de olvidar que desde el año 2009, la Guardería Nuestra. Señora de Áfric  ha venido padeciendo un éxodo en cuanto a las continuadas reubicaciones de las que ha sido objeto, empezando con la salida imperativa de su lugar habitual, el edificio anexo a la antigua Residencia de mayores en el Morro por presentar problemas o deficiencias estructurales Dichas deficiencias pudieron ser subsanadas en su día con un coste de 60.000 euros, ello sin paralizar la actividad´, pero  vez de esto, los responsables políticos optaron por el traslado de la Guardería a los bajos del edificio “Hogar Fraterno” del que es propietaria   la Iglesia Católica. No sin antes acometer unas obras de reforma y adecuación muy superiores a lo presupuestado para el acondicionamiento de sus instalaciones propias, además del pago de un alquiler mensual de 3.000 Euros mensuales” relatan cronológicamente.