CCOO lleva al Foro una propuesta para asegurar la formación de aulas "inclusivas" y no discriminatorias

Imagen de recurso.

CCOO va a elevar este lunes al Foro de la Educación una propuesta de resolución que inste al Ministerio a "exigir que el Proyecto Educativo de cada centro docente contenga los criterios objetivos e inclusivos que se deban aplicar para garantizar el principio de igualdad en la constitución de los grupos de alumnos y alumnas". El objetivo es evitar y prevenir polémicas como la generada al principio de este curso en el CEIP Andrés Manjón, donde las familias de parte del alumnado de primero de Infantil criticó la división de los estudiantes en función de su confesión religiosa.

Además, la iniciativa de Comisiones Obreras aboga por recomendar a la Dirección Provincial que "revise" tanto el Decreto de Escolarización "procurando adecuarlo a las características de la ciudad, con una distribución muy asimétrica de los centros docentes en el término municipal", como la vigente red de centros y el mapa de las "zonas de influencia” asignadas a cada uno.

"Los centros docentes", argumenta CCOO, "deben ser espacios de convivencia exentos de cualquier tipo de discriminación. Así lo exige nuestra Constitución pero esto no puede ser un mero enunciado teórico sino que es preciso que desde la administración educativa se garantice su eficacia en la práctica".

Para cumplir este "obligado requisito" el sindicato considera que "la política de escolarización, y el modo de constituir los grupos en cada uno de los centros son piezas claves del sistema". "Tanto la asignación de las plazas escolares como la posterior distribución del alumnado en grupos debe obedecer a criterios objetivos que garanticen el principio de igualdad de derechos de toda la ciudadanía evitando distorsiones, sesgos o arbitrariedades que provoquen situaciones discriminatorias", apunta.

Esta posición parte del principio de que "el sistema educativo constituye uno de elementos esenciales sobre los que se vertebra un país democrático, no sólo porque permite dotar a cada uno de los ciudadanos de la formación necesaria para desarrollar todas sus potencialidades intelectuales y habilidades motrices, además de suministrarle las herramientas adecuadas para insertarse en la sociedad con garantías de desplegar un proyecto de vida con garantías de éxito", sino también porque "desempeña un papel primordial e insustituible en orden a transmitir, inculcar, defender y fortalecer los principios y valores en los que se inspira y fundamenta la convivencia en un sociedad democrática".

"En consecuencia", señala, "un sistema educativo que pretenda cumplir correctamente con su mandato constitucional, debe aplicar todos los mecanismos necesarios para garantizar, siempre y en todos los ámbitos y circunstancias, un funcionamiento regido por los principios democráticos".

 

"Heterogeneidad" en Andalucía

La Junta de Andalucía establece en sus criterios de formación de grupos que "como norma general, el alumnado se agrupará por niveles según edad y promoción". A partir de ahí, exige que responda "a criterios  de heterogeneidad en cada uno de los grupos en cuanto a características del alumnado, relativos a comportamiento y rendimiento escolar, de forma que se facilite la integración de los alumnos/as con más dificultades".

El Gobierno canario prescribe que "el agrupamiento del alumnado será mixto y deberá favorecer la coeducación y el aprendizaje cooperativo, evitando cualquier tipo de discriminación". También que "en la formación de grupos de alumnos/as se evitará cualquier clasificación de los mismos por sus conocimientos, nivel intelectual o rendimiento, así los grupos estables de recuperación o de repetidores que lleve a una segregación del alumnado que tiene alguna dificultad en el aprendizaje".