ESCOLARIZACIÓN

El CEIP Príncipe Felipe, última 'víctima' de la falta de respuestas eficaces al caos del Tarajal

El CEIP Príncipe Felipe, última 'víctima' de la falta de respuestas eficaces al caos del Tarajal
Imagen del exterior del centro.
Imagen del exterior del centro.  

Las familias de la zona de influencia del CEIP Príncipe Felipe parecen haberse cansado de esperar soluciones eficaces de la Administración en lo que a las repercusiones del caos permanente del Tarajal sobre el colegio se refiere. El colegio, que hace tres años mantenía tres líneas de Educación Infantil (alrededor de 75 pequeños en cada curso), ya solo consiguió "a duras penas" poner en marcha dos grupos de primero en 2016 y en el proceso ordinario de escolarización abierto a finales de abril solamente ha recibido 14 solicitudes pese a contar con 50 plazas para recibir a niños de 3 años.

Los centros educativos de Ceuta publicarán el próximo lunes los listados de admitidos y excluidos en el proceso ordinario de escolarización para el año académico que comenzará en septiembre. El periodo de presentación de solicitudes ha venido marcado por una dinámica ya tradicional: la demanda de plazas excede la oferta de vacantes, según la información recopilada por Ceutaldia.com en contacto con distintos centros, en los colegios concertados de la zona centro y la periferia y en algunos públicos como los CEIP Lope de Vega, Ortega y Gasset y Federico García Lorca.

La comunidad educativa del CEIP Príncipe Felipe y multitud de agentes políticos y sociales llevan años exigiendo a la Delegación actuaciones para corregir una deriva en la que el caos hace que padres y madres lleguen tarde a recoger a sus hijos y que el Claustro se tenga que hacer cargo de los menores excediendo en muchas ocasiones sus horas de obligada permanencia en el centro; que el desarrollo de las actividades extraescolares se vea entorpecido; que se acumule “gran cantidad de basura, micciones, heces e incluso ratas”; o que el profesorado se vea forzado a sortear toda clase de obstáculos para llegar a su puesto de trabajo a tiempo.

La Junta de Personal Docente alertó por última vez en noviembre de que “la actividad educativa de este centro se ve seriamente perjudicada al encontrarse en medio del caos que tiene lugar en sus alrededores, ocasionado por largas colas de porteadores y vehículos del país vecino ante la falta de presencia policial para paliar sus efectos”.

El Claustro del CEIP Príncipe Felipe exigió por escrito a la institución de la Plaza de los Reyes que se tuviera en cuenta su existencia a la hora de plantear soluciones para la problemática fronteriza. En concreto, pidió que se despejasen de porteadores todos los accesos al centro y se mejoraran las condiciones higiénicas y de salubridad de sus inmediaciones, asegurando la presencia de efectivos de las Fuerzas de Seguridad durante toda la jornada escolar “para facilitar las entradas y salidas de todos los miembros de la comunidad educativa”.

La respuesta de la Administración no ha llegado o ha llegado tarde y sin credibilidad: la población de la zona de influencia prefiere matricular a los pequeños en el CEIP Reina Sofía o en el  ‘Ciudad de Ceuta’, ubicado en la antigua Biblioteca del Polígono.