EVALUACIÓN

Ocho centros renovarán este verano su Dirección, solo los IES Abyla y Almina con más de un candidato

Ocho centros renovarán este verano su Dirección, solo los IES Abyla y Almina con más de un candidato
Francisco Javier Rodríguez es uno de los directores que no aspirará a repetir.
Francisco Javier Rodríguez es uno de los directores que no aspirará a repetir.  

Las comisiones competentes comenzarán esta semana la evaluación de los candidatos al proceso de selección y nombramiento de los directores de ocho centros educativos de la ciudad autónoma. El listado de los que, a la finalización del curso 2016-2017, tendrán vacante el cargo de director incluye a los CEIP Reina Sofía y Juan Carlos I; a los IES Abyla, Siete Colinas, Almina, Puertas del Campo y Clara Campoamor; y al Colegio de Educación Especial (CEE) San Antonio.

La mayoría de los centros fueron los afectados por la estrategia de depuración impulsada desde la Dirección Provincial con Cecilio Gómez y Julio Montes al frente en 2015, cuando gracias al nuevo modelo de evaluación implantado por la LOMCE, con mayoría absoluta de la Administración en las comisiones de valoración, se forzó el cese de los directores más veteranos de la ciudad.

Aquella criba fue la gota que colmó el vaso y el delegado del Gobierno, Nicolás Fernández Cucurull, acabó prescindiendo de Gómez, que fue sustituido por León Bendayán. En lugar de nombramientos ordinarios de cuatro años, la Administración optó por mandatos más breves, de dos.

Este año solo habrá más de un candidato a la Dirección en los IES Abyla (entre ellos el actual, Carlos Benítez) y Almina (Francisco Javier Rodríguez lo deja). Aspirarán a la reelección los directores de los dos CEIP y los IES Siete Colinas y Puertas del Campo, mientras que se postulan nuevos aspirantes sin competencia en el IES Campoamor y el CEE San Antonio.

La selección y el nombramiento de directores de los centros públicos se efectúa entre el profesorado funcionario de carrera “valorando los méritos aportados y el proyecto de dirección presentado, de conformidad con los principios de igualdad, publicidad, mérito y capacidad”.

Para participar, los aspirantes tienen que reunir, entre otros, requisitos como tener una antigüedad de al menos cinco años como funcionario de carrera en la función pública docente; haber impartido docencia directa durante un periodo de igual duración en alguna de las enseñanzas que ofrezca el centro al que se opta; y presentar un proyecto de dirección “que incluya un análisis de la situación del centro, la organización y funcionamiento del mismo, su relación con el proyecto educativo, los objetivos a corto, medio y largo plazo, las líneas de actuación para conseguirlos y los criterios para su evaluación”.

Además, con la LOMCE hay que estar en posesión de la certificación acreditativa de haber superado un curso de formación sobre el desempeño de la función directiva impartido por el Ministerio de Educación como el que ha ofrecido este curso la Unidad de Programas Educativos (UPE) de la Dirección Provincial.

Las comisiones de evaluación están constituidas por tres representantes de la Dirección Provincial (el jefe de la Inspección u otro inspector, que ejerce la presidencia, y otras dos personas “no vinculadas al centro) y dos del centro (uno del Claustro y otro del Consejo Escolar).

Para la valoración cada miembro de la comisión califica de 1 a 10 cada una de las partes, siendo su 'nota'  la media aritmética de ambas. Cuando entre las individuales existe una diferencia de 3 o más puntos se excluye automáticamente la máxima y mínima, hallándose la puntuación entre las restantes.