PRINCIPIO DE ACUERDO

La Ciudad buscará otra forma de atender a los alumnos necesitados y externalizará los comedores en verano

La Ciudad buscará otra forma de atender a los alumnos necesitados y externalizará los comedores en verano
Solo siete colegios de la ciudad tienen comedor escolar.
Solo siete colegios de la ciudad tienen comedor escolar.  

Los consejeros de Educación y Asuntos Sociales, Javier Celaya y Adela Nieto, han alcanzado un principio de acuerdo con el director provincial del Ministerio de Educación, León Bendayán, y los directores de los colegios con comedor escolar para devolver ese servicio al modelo para el que fue concebido y descongestionar los centros que han duplicado y hasta triplicado turnos para atender a los niños sin beca del Estado a los que da cobertura directa la Ciudad.

Según han informado fuentes conocedoras del contenido de la reunión de este miércoles, a partir de octubre los comedores escolares de los CEIP Reina Sofía, Andrés Manjón, García Lorca, Príncipe Felipe, Ortega y Gasset, Pablo Ruiz y Picasso y Ramón y Cajal (el del 'José Acosta' todavía no funciona) deberían volver a atender exclusivamente a los estudiantes matriculados en ellos y con beca del Ministerio o, con cierta flexibilidad, a unos pocos más.

La Ciudad Autónoma deberá buscar la forma de ayudar a los niños que, identificados también en familias vulnerables, actualmente son beneficiarios del servicio. También de hacerlo con los pequeños que, en la misma situación pero escolarizados en centros sin comedor, ahora no tienen cobertura alguna de esta naturaleza. Además, la Consejería de Asuntos Sociales aspira a que todos los niños de familias perceptoras del IMIS tengan esta asistencia garantizada.

Más claro está el futuro de los comedores escolares de verano, que funcionan desde 2014 en formato social con personal del Convenio MECD-Ciudad y trabajadores que durante todo el curso están a sueldo del Estado y en periodo estival son contratados por la Administración local. Este año las dos Admnistraciones se han comprometido a plasmar negro sobre blanco que se trata de una situación excepcional sobre la que asumen toda la responsabilidad.

En 2018, si nada falla, las actividades de naturaleza lúdico-educativa que animan los colegios en verano seguirán a cargo del Convenio MECD-Ciudad pero las tareas de cocina y comedor serán externalizadas a través de un concurso público.

El consejero de Educación también quiere "analizar" el funcionamiento de los comedores sociales de verano, que con una asistencia media diaria de entre 300 y 400 niños, registran fuertes oscilaciones a lo largo de julio y agosto, ya que la Administración no ve muy comprensible que familias supuestamente en estado de precariedad grave solo recurran al apoyo público que se les ofrece durante ciertas semanas.