"LA EDUCACIÓN ES LA CLAVE"

Cuatro días de "convivencia y aprendizaje" en Ceuta entre niños migrantes y universitarios de Málaga

Cuatro días de "convivencia y aprendizaje" en Ceuta entre niños migrantes y universitarios de Málaga
Imagen de la presentación del campamento.
Imagen de la presentación del campamento.  

“A través de la diferencia se mejoran y enriquecen los procesos de enseñanza y aprendizaje”. Ese es uno de los principios del modelo educativo del Proyecto Roma, en el que se inspira el campamento que durante toda esta semana se desarrolla en Ceuta con 48 menores migrantes no acompañados de 'La Esperanza' y 16 estudiantes del Grado de Pedagogía de la Universidad de Málaga. Serán cuatro días “conviviendo y construyendo oportunidades de futuro que impacten positivamente en la sociedad ceutí y otros territorios de España”.

Los impulsores de esta iniciativa sin precedentes son la Internacional de la Educación (IE), la Federación Estatal de Educación de Comisiones Obreras (FECCOO), CCOO de Ceuta, el Sindicato Europeo de Estudiantes (ESU), la asociación Pedagogía Ciudadana, la Fundación Investigación y Desarrollo de Estudios y Actuaciones Sociales (FIDEAS), la Ciudad Autónoma y otras entidades como Kera, asociación de Valencia.

A la puesta en marcha de la propuesta han asistido este miércoles la vicepresidenta del Gobierno de Ceuta, Mabel Deu; el director general de Presidencia, León Bendayán; y la jefa del Área de Menores, Toñi Palomo. También Begoña López, coordinadora de 'Educación y refugio', el proyecto que para garantizar ese derecho al alumnado inmigrante o refugiado desarrollan FECCOO y la IE.

Al finalizar la presentación ha explicado que la ambición de los impulsores de la cita es poner en marcha “un campamento de inmersión educativa”, pero no para incidir de forma extraescolar en materias del currículo formativo sino “para que los participantes tengan la oportunidad de interactuar con otros adolescentes con retos, inquietudes y preocupaciones comunes”.

"Sois nuestros niños"

“Queremos que todos tengamos la oportunidad de trabajan, aprender y disfrutar”, resumió López. “Portaros bien”, ha pedido Palomo, “y ayudadnos a que todo salga bien”. Otra de las monitoras de la iniciativa ha remarcado ante los menores acogidos en ‘La Esperanza’ participantes que “nada de esto os lo da nadie porque sea muy bueno: el ocio y el tiempo libre, el deporte, la convivencia y la Educación son derechos y vosotros tenéis el deber de disfrutarlos”.

“Sois nuestros niños y esperamos que este sea un encuentro formidable: queremos ver todo lo que vais a hacer y que lo disfrutéis”, ha destacado Deu, que se ha interesado por las aficiones y los proyectos culturales desarrollados por los jóvenes y les ha felicitado por su nivel de español.

La propuesta ha tenido que prescindir del espacio en el que, inicialmente, iban a poder pernoctar juntos los participantes en ella, que finalmente se ha caído de un programa en el que sí permanecen múltiples actividades grupales como paseos en kayak, visitas a distintos espacios de la ciudad, un pícnic o una sesión de cinefórum, entre otras que propongan los propios participantes, hasta el sábado cerca de medianoche, cuando terminará.

López y el resto de promotores están convencidos de que los universitarios con 18 ó 19 años y los menores migrantes con entre 15 y 17 podrán aprovechar ese “espacio de interacción, encuentro, convivencia y empoderamiento para aprender, algo que también haremos los docentes participantes, y desarrollar sus identidades y proyectos vitales”.

Desde su punto de vista “la Educación es la clave” y los beneficiados no solo los menores que pueden ver lesionado su derecho a ella, ya que se trata de mejorar términos de vida de interacción social, de convivencia, de combate del racismo y la xenofobia y de aprovechar el potencial de todos los jóvenes. La Internacional de la Educación está especialmente satisfecha por haber conseguido “llamar la atención y lograr el respaldo de organizaciones internacionales, estatales y locales para un proyecto en el que los estudiantes universitarios también se comprometen con la defensa del derecho a la Educación”. El proyecto pretende ser otro paso para afianzar “durante todo el año ‘Educación y refugio’ en Ceuta”.

palomo deu menores