FORMACIÓN Y DESARROLLO

La Escuela de Arte ofrece un nuevo ámbito de formación para la juventud caballa

La Escuela de Arte ofrece un nuevo ámbito de formación para la juventud caballa
Imagen del acto celebrado en el IES Siete Colinas.
Imagen del acto celebrado en el IES Siete Colinas.  

Todavía "un lienzo en blanco”, Francisco Manuel Ruiz, el director de la Escuela de Arte de Ceuta, creada formalmente en agosto, cuando se publicó el preceptivo Real Decreto en el BOE, quiere que su "personalidad propia" la identifique “moderna y en constante evolución”, sin miedo a romper tradicionalismos; “diversa”, “activa y participativa”, “comprometida” y “del siglo XXI sin olvidar el pasado pero abierta a un futuro prometedor”.

Emocionado, como Bruno Garrido, su homólogo del IES Siete Colinas, con el que mantiene una simbiosis de espacios, docentes y estudiantes que se prolongará un tiempo, Ruiz ha convertido el acto de presentación oficial de la Escuela en un alegado en defensa de las enseñanzas artísticas y contra las chanzas para quienes no siguen el camino técnico, supuestamente más directo hacia el 'éxito'.

tula fernández vertLa jefa de la Unidad de Programas Educativos (UPE) de la Dirección Provincial, Tula Fernández, también ha apuntado por ahí. “Vivir del arte y con el arte es posible, sensato y necesario”, dijo la también escritora. Ruiz apeló a la “dignidad del arte como forma de vida” ante un auditorio, el del Salón de actos del IES Siete Colinas, que reunió a un buen número de representantes de la comunidad educativa pero a pocos políticos para demostrar que son “conscientes de la enorme riqueza que supone tener una institución que pone al servicio de la ciudadanía una oferta formativa sustentada en el talento artístico”.

Ceuta dejó el verano pasado de ser la única Autonomía que carecía de Escuela de Arte en toda España. Contar con ella era una reivindicación que se arrastraba desde 1910 y alrededor de la que el profesor David Muñoz Arbona, reunió miles de firmas. El equipo de León Bendayán logró ponerla en marcha de forma experimental y el de Javier Martínez, consumarla formalmente, de momento con Bachillerato artístico y un Ciclo Formativo de Grado Medio de Diseño-Asistencia al Producto Gráfico Interactivo que suman 94 estudiantes.

Este miércoles la Dirección Provincial ha puesto la guinda con el apoyo de la compañía de baile de Rosa Founaud, la de teatro de Olga Martí y alumnado y profesorado del Conservatorio de Música y del Ciclo Formativo de Grado Medio de Técnico en Video Disc-Jockey y Sonido del IES Luis de Camoens, a la serie de eventos celebrados esta semana para “poner el arte en el corazón de esta ciudad” y presentar oficialmente la Escuela ahora que, en breve, una nueva hornada de jóvenes tendrá que elegir su futuro inmediato formativo, por primera vez con nuevas alternativas sin tener que salir de la ciudad.

Una vez finalizados los estudios del Ciclo ya implantado, los titulados pueden incorporarse a empresas relacionadas con la comunicación visual y el producto interactivo como, por ejemplo: agencias de publicidad, empresas multimedia, estudios de diseño, departamentos de marketing, publicidad o diseño de empresas, publicaciones en línea, realizando tareas de producción de elementos en soporte web. También trabajar por cuenta propia o ajena, de manera independiente o en colaboración con otros profesionales.

Grado Superior, siguiente objetivo

Ahora la idea de la Administración es que a partir de septiembre se pueda ofrecer también un Ciclo de Grado Superior de la misma especialidad y sin esperar mucho otro de Fotografía. A medio-largo plazo, si los planes del equipo que lidera Javier Martínez no se tuercen, la oferta completa debería llegar a “siete u ocho” títulos como ya tiene la de Melilla.

La creación de la Escuela de Arte respondió a un triple objetivo: “Ampliar las posibilidades educativas y profesionales de la población escolar que finaliza sus estudios de Secundaria”; “aumentar la oferta formativa para lograr una red que pueda satisfacer el interés de la sociedad ceutí por estas enseñanzas que hoy ofrecen unas perspectivas muy favorables” y “atender a los alumnos con inquietud de formación artística dentro de un espacio adecuado, con entidad y autonomía propias, para ofrecerles desde el sistema educativo mayores posibilidades para su desarrollo y facilitar su inserción laboral”.

Mientras se consolida y a la espera de que, en función de la coyuntura política, fragüe o no el plan de la Administración socialista para levantar una sede de nueva planta en el espacio junto al IES Siete Colinas que ahora ocupa una piscina en desuso, la Escuela seguirá manteniendo una simbiosis con el Claustro de profesores del instituto, sobre todo del departamento de Artes Plásticas y Dibujo.

Entre Fernández, Ruiz y Garrido, por las tablas del Salón de actos pasaron bailarinas y actores y actrices, los músicos del Conservatorio y el ganador del concurso convocado para elegir el logotipo que servirá de imagen corporativa para la Escuela, una obra de Pedro Mateos, uno que confesó aspirar a vivir precisamente “del arte”.