SIN EFECTOS ACADÉMICOS

Los estudiantes de 3º y 6º de Primaria y de 4º de ESO serán evaluados desde el lunes

Los estudiantes de 3º y 6º de Primaria y de 4º de ESO serán evaluados desde el lunes
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

El alumnado ceutí de 3º y 6º de Primaria y de 4º de Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) será evaluado a partir del próximo lunes en el marco de las pruebas que, sin efectos académicos, se han ido implantando durante los dos últimos años con la entrada en vigor de la LOMCE. Según el director provincial de Educación, León Bendayán, los estudiantes que están a mitad de etapa en Primaria o en el último curso antes de pasar al instituto serán evaluados el jueves y el viernes de la próxima semana.

En el primer caso, por el personal docente de los propios centros educativos intercambiándose para no hacerse cargo de sus pupilos habituales. En 3º de Primaria con esta evaluación se persigue "comprobar el grado de dominio de las destrezas, capacidades y habilidades en expresión y comprensión oral y escrita, cálculo y resolución de problemas en relación con el grado de adquisición de la competencia en comunicación lingüística y de la competencia matemática".

Una empresa externa de la que no se conocen más detalles ni en los colegios será, sin embargo, la que se encargue de hacer las evaluaciones tanto al alumnado que termina Primaria como al que finaliza Secundaria para “no interferir” ni “sobrecargar” a maestros y profesores en sus tareas cotidianas. En este último caso no serán todos los estudiantes del mismo curso los evaluados en las mismas jornadas sino que el trabajo se hará “progresivamente” en los distintos institutos.

El resultado de ninguna de las pruebas tendrá valor académico y ni siquiera se individualizará salvo en 3º de Primaria, en este caso teniendo en cuenta además factores contextuales de carácter social, económico y cultural, que se identifican mediante la información proporcionada en cuestionarios cumplimentados por las familias del alumnado y otros miembros de la comunidad educativa.

El rechazo de toda la comunidad educativa a la imposición de “reválidas” al final de cada ciclo formativo ha llevado al Ministerio de Educación ha diluir todo lo posible cualquier parecido entre las evaluaciones de fin de etapa y un filtro para pasar a la siguiente. Las pruebas no tienen valor académico y, en el caso del alumnado de 6º de Primaria y 4º de Secundaria, ni siquiera se obtendrán resultados individuales. Se trata de un diagnóstico “censal-muestral”: todos se someterán a algún examen pero no los harán todos.