VISITA INSTITUCIONAL

La FAMPA reclama, por enésima vez, un Consejo Escolar aprovechando la buena experiencia canaria

La FAMPA reclama, por enésima vez, un Consejo Escolar aprovechando la buena experiencia canaria
De izquierda a derecha, Eusebio Dorta (FITAPA), Soledad Monzón, consejera de Educación de Canarias y Mustafa Mohamed (FAMPA Ceuta).
De izquierda a derecha, Eusebio Dorta (FITAPA), Soledad Monzón, consejera de Educación de Canarias y Mustafa Mohamed (FAMPA Ceuta).  

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de Ceuta (FAMPA) ha aprovechado la presencia en Ceuta de la consejera de Educación de Canarias, Soledad Monzón y de representantes de sus federaciones de madres y padres de alumnos, Eusebio Dorta y Antonio Martín, para reivindicar por enésima vez a las autoridades tanto de la Ciudad Autónoma como de la Delegación del Gobierno (competentes) la necesidad de crear el Consejo Escolar de Ceuta. Ceuta y Melilla, son a día de hoy, los únicos territorios gestionados en sus competencias educativas directamente por el ministerio y los únicos sin Consejo Escolar de toda España.

El presidente de la FAMPA de Ceuta, Mustafa Mohamed, ha trasladado la petición tanto al presidente de la Ciudad, Juan Vivas, como a la delegada del Gobierno, Salvadora Mateos, en las citas que ha tenido con ambos mandatarios este viernes al hilo de la visita de los representantes canarios, que no han dudado en contar la experiencia positiva y constructiva que para la educación insular está teniendo la apuesta del Gobierno de Canarias por potenciar la relación con los consejos escolares y las asociaciones de padres y madres de alumnos en todos los municipios insulares.

Ha sido la propia consejera, Monzón, la que ha relatado las bondades de esa apuesta que pasa fundamentalmente por mantener una comunicación constante y fluida con las asociaciones a través de los consejos escolares municipales, de los cabildos y de la propia autonomía. Una comunicación que sirve entre otras cosas para “generar confianza en las familias en el sistema educativo”, en palabras de Monzón, que han encontrado el asentimiento del presidente de la Federación Insular Tinerfeña de Asociaciones de Padres de Alumnos (FITAPA), Eusebio Dorta.

Básicamente el modelo canario pasa por involucrar a las familias en la educación de sus hijos dándoles voz y herramientas, porque la “educación es responsabilidad de todos, de las administraciones y de las familias, de toda la sociedad”, ha explicado Monzón.

La participación y la involucración de las familias la han conseguido en Canarias dando más peso en las decisiones a los propios consejos escolares, que tienen comunicación abierta de forma permanente con la propia consejera a través de grupos de mensajería instantánea y a los que no sólo se escucha sino que se les apoya con formación a la carta en función de sus propias necesidades y decisiones. Para ello se les permite decidir la formación que requieren como padres y después desde la Consejería se les implementan talleres y cursos, por ejemplo en redes sociales, en participación o en protección de datos, entre otras materias. Ya sea con cursos y talleres presenciales o a través de la web creada para facilitar esa formación o de una aplicación para móvil que permite incluso agilizar matrículas escolares.

“Todo esto hace que se ponga en valor el propio trabajo de las asociaciones de madres y padres de alumnos, se logra además que participen más familias en ellas y que se impliquen más en la educación”, ha concluido Monzón.

Un modelo que se aleja bastante del que funciona en Ceuta, donde ni tan siquiera existe el Consejo Escolar., que históricamente ha venido reclamando la FAMPA de Mohamed.

Dorta desde su experiencia ha avanzado además que si se lograra la creación de ese Consejo Escolar que él mismo considera necesario para Ceuta,  recomienda que a sus cargos directivos se les nombre por votación de todos los estamentos educativos, tal y como sucede en Canarias, y no de forma directa por el Gobierno. Dorta ha explicado además que en su papel de representantes de los consejos escolares canarios en el nacional ha echado de menos las voces de Ceuta y Melilla, por ejemplo a la hora de hablar de los problemas derivados por la extrapeninsularidad. “Necesitamos cuatro voces y no sólo las de Baleáres y Canarias, porque el representante de la Administración no dijo nada ni a favor ni en contra”, ha explicado Dorta.