El Foro propone dejar a los centros que quieran adelantar a junio en 2019 los exámenes de septiembre

Imagen de recurso.

El Foro de la Educación de Ceuta ha acordado proponer a la Dirección Provincial del Ministerio de Educación (MECD) que en el año académico 2018-2019 dé a los centros que imparten Secundaria y Bachillerato la posibilidad, si quieren y a modo de experiencia piloto, de adelantar a junio la convocatoria extraordinaria de exámenes para el primer ciclo de la ESO (de primero a tercero) que tradicionalmente son en septiembre.

De este modo la ciudad autónoma dará un paso en la dirección por la que ya avanzan la mitad de las Comunidades Autónomas del país y el mundo universitario. De hecho, la UGR ha incorporado este curso un modelo de calendario que rompe con su estructura tradicional se segundas convocatorias varios meses después de las primeras.

El Foro que preside Francisco Mateos tomó esta decisión tras analizar el informe que, tal y como se había acordado en su última reunión, le presentó la Inspección Educativa sobre el número de estudiantes que acuden en los niveles de ESO y Bachillerato a los exámenes de septiembre y que consiguen superarlos con éxito.

Según fuentes del órgano consultivo, cada año escolar aproximadamente un 60% del alumnado matriculado supera el curso que estudia en la convocatoria ordinaria y solo entre un 6% y un 11% lo consigue en la extraordinaria a la vuelta de las vacaciones de verano.

Este año académico, tres Comunidades Autónomas más han decidido eliminar los exámenes de septiembre y adelantarlos a junio en ESO, Bachillerato o en las dos etapas. Madrid, La Rioja y Castilla y León (que adelanta sólo los de 2º de Bachillerato) se han sumado de esta forma a Navarra, País Vasco, Cantabria, Comunidad Valenciana, Canarias y Extremadura (también en este caso sólo ha adelantado la evaluación extraordinaria de 2º de Bachillerato). Son en total ocho las que tienen implantado en mayor o menor grado este tipo de calendario al menos en algún curso.

Entre las ventajas de trasladar a junio la convocatoria extraordinaria de septiembre las regiones que avanzan por esa línea citan que se garantiza la evaluación continua y que permite adelantar la organización del siguiente curso en los centros, ya que pueden organizar los cursos, los grupos, los horarios de profesores y alumnos en el mes de julio.

Además toda la adjudicación de plazas que hace la administración de docentes interinos se puede configurar también en el mes de julio con lo que el 1 de septiembre están ya todos los profesores en sus centros con los destinos adjudicados.

El director provincial de Educación, León Bendayán, se ha mostrado ya en repetidas ocasiones “totalmente partidario” de materializar también en Ceuta este cambio de modelo de calendario.

La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), en la que está federada la FAMPA ceutí, considera que algunas Administraciones generan desigualdades entre el alumnado al fijar en septiembre las pruebas extraordinarias para la recuperación de aquellas materias suspendidas en el periodo lectivo.

Las familias creen que fijar esta prueba en junio permite mantener el comienzo de curso dentro de las dos primeras semanas de curso, mientras que hacerlo en septiembre condiciona el inicio de curso previsto para este mes e implica un considerable retraso del mismo (de 10 a 12 días), con la consiguiente reducción de días lectivos, y la celebración de la prueba de recuperación en junio permite al alumnado "disponer de toda la información y tiempo necesarios para determinar sus opciones de matriculación (asignaturas optativas, tipo de bachillerato, etc.) de cara al curso siguiente, mientras que, en caso contrario, quedan abocados a aquellas opciones en las que quedan vacantes".