UNIVERSIDAD

Fronteras mentales, migrantes reales

Fronteras mentales, migrantes reales

"A veces las distancias no se cuentan por kilómetros y son más difíciles de salvar". Pueden contarse hasta por milímetros. La de quien tienes al lado tantas veces y solo es un estereotipo, un prejuicio, una sombra, una inquietud. Con la vocación de hacer entender qué son las migraciones desde el punto de vista de los migrantes, de sus historias reales, pero también que "la investigación y la creación artística son dos modos de conocer complementarios y que ambos contribuyen a una docencia universitaria más realista y efectiva", el Auditorio del Revellín ha acogido este viernes una de las primeras puestas de largo de un proyecto de largo aliento.

Según ha detallado su coordinador, Ramsés Mohamed, estudiante de Educación Social del Campus de la UGR en Ceuta, el objetivo planteado pasa por recopilar "historias reales de vidas reales de migrantes reales" para, con ellas, elaborar materiales didácticos que, una vez pùestos ante los ojos de estudiantes de 4º y 5º de Primaria de la ciudad, sirvan para estudiar cómo cambian sus posibles prejuicios y estereotipos sobre los 'otros', menores o adultos.

La idea surgió en una clase del profesor Manuel López, que también impulsó la idea de convertir esos relatos en la obra de teatro que este viernes se ha puesto en escena, con alumnado de los IES de Ceuta como público. Durante un mes y medio, el grupo involucrado ha trabajdo en cómo "eliminar fronteras mentales y estereotipos", en la creación de "espacios de inclusión y trabajo" entre los estudiantes universitarios (un total de 15 han ejercicio como actores) y menores extranjeros no acompañados (otros 15 han hecho lo propio).

Migrantes del CETI no solo han puesto sus historias de vida sino también, en un caso, el acompañamiento musical a la guitarra de la dramatización, estructurada a partir de una clase en el equipamiento de El Jaral en el que la profesora va dando paso a su alumnado a contar su peripecia hasta llegar a Ceuta centrada, según el caso, en su origen, en el trayecto o en la reflexión final.

Saana, Ismail, Guiessa, Mamadou y Outman, todos nombres ficticios compuestos a partir de las sílabas de inicio del lugar de origen y destino y del real de cada migrante inspirador, han relatado ante los jóvenes locales cómo una familia rota o un conflicto político desencadenaron historias migratorias de final incierto y explotación continua por el camino.

"Los europeos podéis viajar libremente por el mundo y yo, guineano, no. Me hubiera costado muy poco, 270 euros tomar un avión de Guinea a París, que es donde quiero ir, pero tuve que pagar mil por cruzar desde Beliones hasta Ceuta", se comparó en uno de los relatos que, en un desgarrador in crescendo, incluyó la representación, concebida para "conocer y comprender situaciones que no hemos experimentado en primera persona proque 'ponernos en la piel del otro' es, probablemente, la clave del desarrollo de nuestra competencia intercultural".

"Pocas actividades tienen el poder del teatro para hacernos vivir sensaciones y emociones que trascienden nuestra realidad para ayudarnos a crecer y a entender", han destacado los promotores de la iniciativa, que ha implicado a estudiantes del Grado de Educación Social de la Universidad de Granada en Ceuta con el apoyo de CCOO, el Teatro Auditorio del Revellín, la Consejería de Sanidad, Servicios Sociales, Menores e Igualdad, el Departamento de Pedagogía de la UGR, el Ministerio de Educación y Formación Profesional, el colectivo Pedagogía Ciudadana y el Grupo de Investigación Conocimiento Abierto para la Acción Social (CAAS).