POLÍTICAS EUROPEAS

Grosso, del IES Abyla, participa en la implementación del ‘ACT-Project’

Grosso, del IES Abyla, participa en la implementación del ‘ACT-Project’
Grosso (de rosa), en un sesión de trabajo.
Grosso (de rosa), en un sesión de trabajo.  

José Luis Grosso, docente del IES Abyla, ha participado esta semana en Madrid junto a otros 70 docentes de cincuenta centros educativos de toda España en la fase de implementación de un proyecto Erasmus+ para la reforma de las políticas europeas denominado 'ACT-Project' que se ha desarrollado esta semana en Madrid de la mano del Centro Nacional de Innovación e Investigación Educativa (CNIIE) y el Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y Formación del Profesorado (INTEF).

La iniciativa va dirigida fundamentalmente al alumnado que cursa 3º de Secundaria en centros de titularidad pública, de ahí que los docentes implicados perteneciesen, en su mayoría, al cuerpo de profesores Filosofía, pues sus conocimientos se implementarán en las asignaturas de valores éticos o tutoría.

El objetivo de este proyecto Erasmus +, en el que están involucrados cuatro países (Francia, Grecia, Reino Unido y España), es “profundizar en la competencia ciudadana de los estudiantes de Secundaria a través del cultivo de los valores cívicos, así como del fortalecimiento de su compromiso democrático y sus niveles de tolerancia e inclusión”.

Con carácter general, el proyecto establece tres herramientas de acompañamiento para su implantación en el centro: la formación previa de los profesores que imparten la asignatura de Valores Éticos/Tutorías; el aprendizaje por proyectos en el aula; y la evaluación del programa desde una perspectiva cuantitativa (basada en un análisis estadístico del programa en todos los alumnos y centros participantes) y cualitativa (en la observación de algunos de los centros participantes).

En el caso de España, la evaluación educativa del programa la llevará a cabo un equipo externo perteneciente a la unidad de evaluación de la Fundación Europea ‘Sociedad y Educación’, según el criterio de externalización exigido por la Comisión Europea a todos los países implicados.

Durante la jornada de trabajo de anteayer se combinó la formación teórica en módulos sobre cómo realizar un buen proyecto ‘ACT’ con una exposición de buenas prácticas educativas llevadas a cabo en institutos de diversos lugares de la geografía española. Los módulos de ayer se centraron en cuestiones como ‘La ciudadanía como estatus, sentimiento y práctica’, ‘Necesidades de los jóvenes para ser futuros ciudadanos activos’ y ‘Entender un proyecto cívico’ tomando medidas para cambiar una situación negativa.

El 12 y 13 de noviembre tendrá lugar un encuentro en Atenas en el que representantes de los cuatro países implicados en el proyecto evaluarán las actividades realizadas y diseñarán una estrategia común para el próximo curso escolar. Los proyectos de ciudadanía ‘ACT’ deben ser “inteligentes” o SMART (S, adecuados; M, medibles; A, alcanzables; R, realistas y T, por tiempo limitado) e incorporar al menos uno de tres temas: combatir la discriminación en un diálogo constructivo (no acusatorio) en inclusión social y con diversidad cultural (valorando, aceptando y respetando las diferencias culturales con otras personas).