El IEC sigue pleiteando para no pagar una beca de investigación de la convocatoria de 2007


El IEC sigue pleiteando para no pagar una beca de investigación de la convocatoria de 2007

- El Instituto de Estudios Ceutíes ya ha sufrido tres reveses con otras tantas condenas en costas pese a haber recurrido a un bufete de Madrid y ahora aguarda la respuesta del TSJA a un incidente de nulidad

- El profesor Rafael Jiménez Gámez ha sido excluido del Comité Científico del VII Congreso Internacional sobre Inmigración, Interculturalidad y Convivencia

El Instituto de Estudios Ceutíes (IEC) y el profesor de la Universidad de Cádiz Rafael Jiménez Gámez mantienen, casi 10 años después de la concesión a este último de una beca en la convocatoria de 2007 para analizar el fracaso escolar en la ciudad, una pugna judicial en la que el Instituto ya ha recibido tres reveses y que ahora está pendiente del pronunciamiento del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) sobre un incidente de nulidad.

Ocho meses después de entregar el resultado de un año de trabajo de campo y estudio, Jiménez supo en marzo de 2010 que “la Comisión de becas y ayudas a la investigación” del IEC rechazaba la memoria correspondiente al proyecto ‘Comprender la multiculturalidad: el currículum de los centros educativos de Ceuta ante los estudiantes árabo-musulmanes’. Además, el Instituto le instó a devolver el 10% de la ayuda concedida, 4.100 euros, y descartó abonar lo que le faltaba, el 90% restante porque en el trabajo no se había realizado “el esfuerzo suficiente para garantizar la validez y fiabilidad de la información obtenida” y había “aspectos más opinables que sustentados en el rigor del análisis de los datos”.

El IEC ha perdido ya tres recursos contencioso-administrativos a los que ha respondido “con los supuestos acuerdos de nuevas comisiones de evaluación que han sido recusados con éxito con las consiguientes condenas en costas”.

El año pasado, el organismo público cambió al bufete de Ceuta que hasta entonces había llevado su defensa por otro de Madrid pese a las alertas que despertaron en la Ciudad Autónoma sus facturas. En 2013, el titular del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 exigió que el proceso se devolviese al momento “immediatamente posterior a la reunión de mayo de 2012 a fin de notificar correctamente la composición del tribunal calificador” al recurrente “por si estimase procedente ejercer su derecho a la recusación”.

El año pasado, en este caso el juez del Contencioso-Administrativo número 2 de la ciudad, concluyó que también procedía estimar otro recurso de Jiménez y anular una resolución de marzo de 2014 “acordando retrotraer las actuaciones a la fase de designación de los miembros del Tribunal calificador, debiendo recaer la nueva designación en miembros que no hayan tenido intervención previa en el procedimiento”. Igualmente se hizo “expresa imposición de costas a la parte demandada”.

“Hace unos meses”, ha lamentado el profesor de la UCA, “desde la Consejería se me pidió que esperara a un cambio en la Dirección del IEC pero el Instituto, con dinero público, sigue pleiteando mientras nosotros tuvimos que poner dinero de nuestro propio bolsillo aunque en cualquier proyecto regional o nacional la parte más grande de la ayuda, el 80% ó el 90%, se cobra al principio y el resto a la entrega del informe”. Jiménez y sus colaboradores aceptaron que en esta convocatoria fuese al contrario porque “distintas personas del IEC nos inspiraban la confianza necesaria”.

“A día de hoy seguimos sin saber las causas explícitas del rechazo cuando varios trabajos han llegado a conclusiones y propuestas similares y ya hay algunas experiencias de innovación en Primaria y Secundaria que trabajan en la línea de lo que proponíamos”, ha criticado Jiménez.

Excluido del Comité Científico del Congreso de Inmigración

El litigio ha generado nuevas derivadas que el investigador ha tildado de “el colmo” de un enfrentamiento de raíces no del todo aclaradas. En concreto se refiere a la organización del VII Congreso Internacional sobre Inmigración, Interculturalidad y Convivencia que se celebrará en la ciudad del 24 al 26 de noviembre “promovido” por el IEC.

El profesor recibió a mediados de julio una misiva en al que se le invitaba al participar en el mismo y a formar parte de su Comité Científico. “Contesté ese mismo día agradeciendo la invitación y ofreciéndome a participar en el trabajo de revisión de las propuestas de comunicación”, explica el profesor.

Dos días después supo de novedades: “La misma persona me explicó que, tras reunirse con el equipo que dirige el IEC para cerrar aspectos del Congreso, había surgido un ‘inconveniente’ con mi participación debido a ‘un litigio abierto desde hace unos años’ que hacía que no viesen bien que se me invitase”, ha relatado Jiménez, que considera tal proceder como “el colmo de la falta de saber separar las cosas cuando mi grupo de investigación ha sido reconocido en foros nacionales e internacionales como experto en la temática que se abordará en el congreso: Inmigración, Derechos Humanos y Políticas de Frontera”.