El IES Almina mantiene su apuesta por actividades en pro de la "convivencia positiva"

El IES Almina mantiene su apuesta por actividades en pro de la "convivencia positiva"
Imagen de las actividades desarrolladas este jueves.
Imagen de las actividades desarrolladas este jueves.  

- El instituto ha participado en el Proyecto ICI y ha colaborado con la asociación nacional CONVIVES

- El centro aboga por "la mejora del clima escolar y una convivencia positiva basándose en hacer de las situaciones problématicas del día a día una oportunidad para el aprendizaje"


El IES Almina cambia de curso pero no de proyecto educativo y mantiene su apuesta "decidida" por "la convivencia positiva, sin imposiciones y basada en el diálogo con toda la comunidad educativa y con diferentes agentes sociales". El instituto ha participado en el Proyecto ICI y ha colaborado con la Asociación nacional CONVIVES.

Este jueves, dos representantes del centro han participado activamente en el Espacio Técnico de Relación del Proyecto ICI (Intervención comunitaria intercultural), gestionado por la Obra Social La Caixa y Cruz Roja Española, con el que se pretende generar una dinámica de convivencia intercultural en las barriadas de Hadú y La Almadraba, así como favorecer entre el vecindario un sentimiento común de pertenencia al territorio.

La interculturalidad y la cohesión social como vehículos de una convivencia positiva son los ejes que vertebran este proyecto en el que ya se embarcó el IES el pasado curso y en el que está participando activamente, pues el instituto ha colaborado en la Escuela Abierta de Verano “ArteSano en tu barrio” y es miembro de la Mesa de Salud Comunitaria, constituida recientemente.

Por otro lado, el ‘Almina’ continúa centrando sus esfuerzos y actuaciones educativas "en la mejora del clima escolar y en una convivencia positiva basándose en hacer de las situaciones problématicas del día a día una oportunidad para el aprendizaje". Como indican desde la Asociación CONVIVES, se trata de una convivencia “que no se impone, que no vence, sino que convence y debe construirse entre las personas de la comunidad educativa”.

Según los expertos, el modelo de convivencia positiva se muestra como una oportunidad para que el profesorado planifique, junto a los protagonistas y al grupo, el modo de solucionar estas situaciones problemáticas mediante el desarrollo de habilidades y competencias sociales y cívicas. Esto es lo que realizaron profesores y alumnos de Formación Profesional Básica de Cocina y Restauración el pasado curso escolar y ahora la Asociación CONVIVES (Asociación para la convivencia positiva en los centros educativos) se ha hecho eco de ello en el número 15 de su revista (titulado “En convivencia, nos funciona…”) recogiendo dos experiencias educativas locales: “Los raíles de un sueño” y “El trabajo de la convivencia”.

En la primera, la profesora Verónica Rivera y las alumnas Sara Mohamed y Hallar Mohamed cuentan el proceso por el que llevaron a cabo el proyecto “Los raíles de un sueño”, con el que desarrollaron competencias sociales y cívicas, analizaron la Declaración Universal de los Derechos Humanos y, sobre todo, compartieron experiencias llenas de empatía, solidaridad y emociones.

Bajo el título “El trabajo de la convivencia” se engloban las actuaciones y actividades relacionadas con las normas de clase llevadas a cabo por el grupo de 4º ESO-A, tutorizado por la profesora Regina Pilar Sierra. Estas normas se elaboraron en positivo y utilizando todo tipo de soportes, desde cartulinas hasta ordenadores o cámaras go-pro, pasando por la máquina Perkins, dado que una de las alumnas del grupo es invidente.