EN EL CEPA EDRISSIS

El MEFP dará clases de inmersión lingüística en español a 40 menores migrantes solos hasta julio

El MEFP dará clases de inmersión lingüística en español a 40 menores migrantes solos hasta julio
El programa busca garantizar el derecho a la Educación y facilitar la escolarización de los menores migrantes solos en centros ordinarios.
El programa busca garantizar el derecho a la Educación y facilitar la escolarización de los menores migrantes solos en centros ordinarios.  

La Dirección Provincial del Ministerio de Educación y Formación Profesional (MEFP) echará a andar en los próximos días en el Centro de Educación de Personas Adultas (CEPA) Edrissis un innovador programa de inmersión lingüística en castellano para cuarenta menores migrantes solos con diez trabajadores del Plan de Empleo, la mayoría maestros, dos educadores sociales y un técnico en Animación y Actividades Físico Deportivas.

El proyecto está concebido para mejorar la competencia en español de cuarenta menores extranjeros no acompañados (MENA) hasta el 30 de junio, aunque el personal contratado también colaborará en las actividades ordinarias del CEPA en la atención a su alumnado, según ha precisado el director provincial del MEFP, Javier Martínez.

Las clases comenzarán en cuanto el Área de Menores y la Dirección Provincial concreten los últimos detalles operativos del proyecto, para lo que responsables de ambos departamentos volverán a verse este miércoles tras el parón navideño.

El objetivo de la iniciativa pasa por facilitar el aterrizaje en los centros ordinarios en los que han de ser escolarizados para cumplir con la legislación como menores en edad de estar obligatoriamente en aulas. "Se trata de garantizar el derecho a la Educación y allanar su incorporación progresiva a los centros educativos”, han resumido desde la Administración competente.

El programa de Aulas Intensivas de Inmersión Lingüística local se estructurará en tres niveles. El primero, para estudiantes “recién incorporados que presenten un nivel nulo o muy bajo de competencia lingüística en español”

“Ceuta debe ser una ciudad integradora, que no estigmatice, y en ese esfuerzo de integración desde el Ministerio queremos ser valientes y garantizar una atención educativa a todos esos chicos porque la interculturalidad y la inclusión son un valor y una fortaleza, no una debilidad, y sin ellos no vamos por el buen camino”, expuso el director provincial nada más llegar a su actual cargo de responsabilidad, desde el que ha promovido con éxito la escolarización en distintos centros, también concertados, de menores que no lo estaban.

En Andalucía, la Junta cuenta desde hace años con Aulas Temporales de Adaptación Lingüística (ATAL) que desarrollan un programa de enseñanza de español dirigido a los alumnos extranjeros con desconocimiento de la lengua, impartido en horario escolar por profesores específicos. Se lleva a cabo en centros docentes de Primaria y Secundaria.

El programa de Aulas Intensivas de Inmersión Lingüística local se estructurará en tres niveles. El primero, para estudiantes “recién incorporados que presenten un nivel nulo o muy bajo de competencia lingüística en español”. El objetivo es que alcanzen “un nivel básico de español que les permita seguir avanzando en su formación y relacionarse con sus iguales y profesorado en lengua española”.

Los destinatarios del segundo serán quienes superen el primero o ya posean un nivel de competencia lingüística superior al A1 del Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas.

Con el fin de propiciar su tránsito a la ESO en sus grupos de referencia se agruparán las materias en distintos ámbitos de conocimiento: de Comunicación; Social y Científico Tecnológico. Las horas destinadas a Lengua, Matemáticas o Ciencias serán las establecidas de manera colegiada por el equipo docente responsable.

Más de 450 menores tutelados

El Área de Menores de la Ciudad Autónoma tutela actualmente a más de 450 niños y adolescentes migrantes solos. El Centro de Realojo Temporal de ‘La Esperanza’ alberga en sus dependencias a 344 jóvenes extranjeros no acompañados a los que hay que sumar los 80 atendidos directamente por la empresa SAMU en los módulos prefabricados instalados hace ya más de un año en los bajos del equipamiento de Hadu.

Además, según las fuentes consultadas por este periódico, en el Centro Mediterráneo hay “una veintena larga” de menores de corta edad y chicas foráneas. Por último, en el Centro de Reforma de Punta Blanca se encuentran otros siete menores extranjeros solos.

Con estas cifras, la Ciudad se encuentran en el momento de mayor saturación que ha conocido en términos absolutos, coyuntura que, además, impide ejecutar las obras que precisa con urgencia desde hace meses ‘La Esperanza’ en sus plantas superiores.

Uno de los retos del programa de inmersión lingüística es elegir a sus cuarenta beneficiarios, qué criterios utilizar para su selección y qué posibilidades existirían para ampliar la prestación a más tutelados igualmente necesitados de clases de refuerzo y apoyo para mejorar su competencia en el castellano, lengua vehicular, y abrirles un horizonte más optimista.

El MEFP dará clases de inmersión lingüística en español a 40 menores migrantes solos hasta julio