RESOLUCIÓN MINISTERIAL

El MEFP exige a los docentes que sigan en los centros hasta echar a andar la enseñanza a distancia

El MEFP exige a los docentes que sigan en los centros hasta echar a andar la enseñanza a distancia
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  
El Ministerio establece que solo cuando “se hayan acordado las medidas de coordinación, los medios que se utilizarán para la comunicación entre el alumnado y profesorado y se hayan puesto a disposición de los alumnos las actividades que permitan la continuidad de los procesos de aprendizaje” se podrá optar por “el sistema de teletrabajo, así como la flexibilidad horaria, los turnos escalonados o las reuniones por videoconferencia".

El alumnado no tendrá que ir a clase el lunes, pero “el personal docente, de administración y servicios y cualquier otro que preste servicio en los centros [escolares]” tendrá que seguir acudiendo a los mismos “con el objeto de dar continuidad a las actividades educativas previstas [...] a través de otras modalidades como la enseñanza a distancia y online””. Así lo han establecido las Secretarías de Estado de Educación y Formación Profesional en la Resolución han emitido a primera hora de la tarde de este viernes para ordenar la suspensión de clases en Ceuta y Melilla durante quince días naturales para intentar contener la expansión del coronavirus.

Así será hasta que “se hayan acordado las medidas de coordinación, los medios que se utilizarán para la comunicación entre el alumnado y profesorado y se hayan puesto a disposición de los alumnos las actividades que permitan la continuidad de los procesos de aprendizaje”. Solo entonces los equipos directivos podrán facilitar al profesorado “el sistema de teletrabajo, así como la flexibilidad horaria, los turnos escalonados y las reuniones por videoconferencia u otros procedimientos similares”.

No obstante, “cualquier decisión que se acuerde deberá permitir un contacto fluido entre el profesorado y el centro de modo que cualquier otra medida que sea preciso implementar pueda ser trasladada y conocida de modo inmediato por todo el profesorado de los centros”. El Ministerio deja claro que sus instrucciones “no suponen una autorización para el cambio de residencia habitual”.

Las consignas oficiales imponen que “los centros permanecerán abiertos y operativos en su horario habitual”. Como norma general, “al menos un miembro del equipo directivo deberá estar presente en el centro en el horario lectivo habitual”. En cada colegio o instituto se tendrá que procurar, de acuerdo con los niveles, etapas y características del alumnado, “la continuidad del aprendizaje en el ámbito familiar con el fin de mantener los hábitos de trabajo y las rutinas propias de la actividad escolar”.

Cada equipo directivo se responsabilizará de “organizar y coordinar al personal docente” y de adaptar “a la mayor brevedad” las medidas necesarias “para adecuar las programaciones didácticas” y “diseñar las actividades educativas que podrán desarrollar los alumnos en sus domicilios”.

Los centros docentes deberán prestar “una especial atención” a la tutorización de los alumnos susceptibles de presentarse a las pruebas de Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad

Estas actividades tendrán como objetivo “dotar de continuidad a los procesos de aprendizaje de los alumnos” y deberán contemplar el grado de autonomía de estos en función de su edad. También, en los casos necesarios, “las orientaciones precisas que faciliten su realización de manera autónoma”. Para los casos en los que sea posible, se tendrán que indicar también las formas de presentación o de entrega de las actividades (preferentemente online), así como los criterios de calificación de estas.

Para ello los centros contarán con las herramientas que el INTEF pone a su disposición, así como los materiales curriculares de Educación Primaria, Secundaria Obligatoria y Bachillerato que se utilizan habitualmente por parte del Centro para la Innovación y Desarrollo de la Educación a Distancia (CIDEAD).

Atención presencial con cita previa

Con el fin de “salvar la brecha digital” cada centro establecerá los canales y procedimientos adecuados para informar a sus comunidades educativas “incluyendo la posibilidad de acudir al centro a la recogida y entrega de tareas a aquellas familias que tienen dificultad en el uso de las tecnologías de la información o carecen de los medios adecuados”. Aquellas familias que excepcionalmente lo demanden podrán ser atendidas de forma presencial mediante cita previa.

Los centros docentes deberán prestar “una especial atención” a la tutorización de los alumnos susceptibles de presentarse a las pruebas de Evaluación del Bachillerato para el Acceso a la Universidad y quedan obligados a facilitar a los alumnos y a las familias “el acceso a la página web del centro, plataforma SED, correo electrónico, así como de cualquier otro medio de comunicación que consideren adecuado de modo que se pueda mantener un contacto periódico y fluido entre el personal docente y los alumnos, padres y tutores legales”.

En el caso de las enseñanzas de Formación Profesional, aquellos estudiantes que fueran a iniciar el módulo profesional de Formación en Centros de Trabajo (FCT) podrán elegir entre realizarlo hasta el 31 de julio (con autorizaciones excepcionales para la permanencia de hasta 8 horas en el centro de trabajo o la utilización de periodos o días no lectivos) o por completarlo “con normalidad” a partir de septiembre. Las pruebas de acceso a ciclos formativos de grado medio y grado superior de FP quedan aplazadas, como las de obtención del título de Secundaria.

El MEFP exige a los docentes que sigan en los centros hasta echar a andar la enseñanza a distancia