CABALLAS EXIGE SENSIBILIDAD

El primer listado de becarios de comedor escolar amenaza con dejar "decenas" de niños excluidos

El primer listado de becarios de comedor escolar amenaza con dejar "decenas" de niños excluidos
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

Los siete colegios que ofrecen el servicio ya tienen la primer relación de beneficiarios de la beca del Ministerio, que todavía debe remitir una segunda lista hasta agotar las 780 ayudas que concederá este curso. Los centros deben elegir entre limitarse a atender solo a los beneficiarios oficialmente reconocidos o sostener una asistencia más amplia. Caballas exige que ningún pequeño necesitado se vea expulsado.


La recepción del primer listado de beneficiarios de las 780 becas de comedor escolar que adjudicará el Ministerio de Educación y Formación Profesional para el año escolar en curso (quizá alguna más si sobran en Melilla) en los colegios que disponen de ese servicio (los CEIP Federico García Lorca, Ramón y Cajal, Andrés Manjón, Reina Sofía, Ortega y Gasset, Príncipe Felipe y Pablo Ruiz Picasso) amenaza con generar una nueva convulsión en la comunidad educativa de la ciudad.

El giro dado por la Administración de Rajoy a su gestión, quitándosela a los equipos directivos que mejor conocen al alumando y a sus familias y encomendándola a un proceso en régimen de concurrencia competitiva organizado solo por renta familiar, mantiene los comedores en una agitación permanente.

En octubre reabrieron, el día 3, con los becarios del año pasado a la espera de recibir la relación de beneficiarios de las ayudas de 525 euros cada una de este curso. El listado ha llegado, tarde e incompleto, por lo que en los colegios se debe decidir ahora cómo se gestiona este periodo de entrelistas, si solo se atiende a quienes ya han visto reconocido su derecho al comedor o si se hace un sobreesfuerzo para que ningún niño necesitado se vea privado del servicio al menos mientras no haya una relación completa de becas concedidas.

Los portavoces de Caballas, Mohamed Ali y Juan Luis Aróstegui, han dado por hecho este martes que al menos en algunos centros se cortará por lo sano y que "decenas" de estudiantes necesitados no serán atendidos en los comedores escolares. "En una de las ciudades más pobres de España los poderes públicos, el Gobierno de la Ciudad y la Dirección Provincial, deben garantizar con los medios a su alcance que los niños necesitados tengan comedor escolar", ha resumido el líder de la coalición.

Tras años forzando al máximo sus capacidades, doblando y hasta triplicando turnos y habilitando distintos espacios comunes para atender al mayor número posible de niños, durante el verano de 2017 tanto la Dirección Provincial como los directores de los centros acordaron limitar de nuevo a unos 800 beneficiarios, los becados por el Ministerio, el volumen total de asistidos, que en cursos anteriores llegó al entorno de 1.200.