El profesor del Campus Fernando Trujillo, coautor de ‘La Lectura en España. Informe 2017’


El profesor del Campus Fernando Trujillo, coautor de ‘La Lectura en España. Informe 2017’

- El también doctor en Filología Inglesa analiza "la situación atomizada y didácticamente pobre que en la actualidad tiene la lectura en la enseñanza Primaria y Secundaria”

- Lamenta que actualmente "el diseño curricular contribuye a retrotraernos al menos una veintena de años en nuestra aproximación a la lectura"

Fernando Trujillo, profesor titular de universidad en el departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura de la Facultad de Educación, Economía y Tecnología de la UGR en Ceuta, es uno de los coautores de ‘La Lectura en España. Informe 2017’, un trabajo coordinado por José Antonio Millán y publicado por la Federación de Gremios de Editores de España con el objetivo de que sea “útil” no sólo para los especialistas en edición y venta de libros, en educación o en cultura sino también “para todos aquellos relacionados con los usos y prácticas de la lectura”.

El trabajo recoge datos "escalofriantes" como que el 39% no leyó ningún libro en 2015, que las librerías se redujeron hasta 3.650 en 2013 (casi 700 menos que el año anterior) y que en una década ha cerrado el 25% de los puntos de venta de prensa, pasando de 30.000 en 2006 a 22.300 el año pasado. Sin embargo, rompe con la creencia predominante de que la gente cada vez lee menos: en los últimos 15 años se registra un incremento de 11,2 puntos en la proporción de lectores frecuentes.

Nombrado miembro del Consejo Asesor de Política Lingüística de la Junta de Andalucía en 2007, Trujillo disecciona en ‘El sistema educativo’ la "situación atomizada y didácticamente pobre que en la actualidad tiene la lectura en la enseñanza Primaria y Secundaria”.

Desde su punto de vista, teniendo en cuenta que “los datos parecen indicar que el problema de la comprensión lectora en nuestro país no está relacionado con el hábito lector”, la LOMCE y su desarrollo “buscan la solución de algo que, siendo importante, no representa en sí mismo un problema mientras, por el contrario, deja sin tratar cuestiones tan relevantes como la competencia retórica, los procesos metacognitivos o la activación de procesos básicos de comprensión”.

“El desarrollo curricular de la LOMCE es, en definitiva, un paso atrás en relación con la lectura en la Educación Primaria frente a las aportaciones de la LOE”, alerta pese a que entiende que es en esa etapa donde habría que realizar cambios porque comparte que “parece crítico mejorar las pobres destrezas lectoras de los estudiantes de Educación Primaria si se desea que España mejore significativamente su posición en las escalas de logro en PISA”.

“El diseño curricular contribuye a retrotraernos al menos una veintena de años en nuestra aproximación a la lectura y, desgraciadamente, la LOMCE ofrece el marco ideal para prácticas alejados de los verdaderos modos de aprender y de la necesaria adquisición de competencias reales de comunicación lingüística”, concluye el también doctor en Filología Inglesa.