GRADUACIÓN

La promoción de enfermería que perdió la inocencia luchando contra una pandemia

La promoción de enfermería que perdió la inocencia luchando contra una pandemia
Archivo
Archivo  

El 6 de junio estaba marcado sus calendarios: a las 20.00 horas en el patio del Campus de la UGR en Ceuta. El día en el que recogían el fruto de muchos años de esfuerzo, el final de la carrera para hacerte un hueco en el mercado laboral. Pero una pandemia se cruzó en su camino y les robó una página del álbum de fotos de la vida y, de paso, les robó la inocencia.

Son la promoción que dedicó sus últimos meses ese formación a luchar contra una pandemia: las alumnas y alumnos de Enfermería 2016-2020. Hoy era su día, “pero el virus acabó con todo, hasta con la inocencia de algunos de nuestros estudiantes que pasaron a formar parte de los equipos sanitarios que atendían a los enfermos por Covid, incluso alguno de ellos fue  infectado, gracias a Dios sin consecuencias”, valoran desde la Universidad de Granada. Ahora debían recibir su premio, su fiesta, su celebración, con sus familias, pero esta vez no podrá ser. Lo que si será es que se graduaran en Enfermería y comenzarán su vida laboral. Estamos seguros, porque para eso hemos ayudado a prepararlos, que serán grandísimos profesionales y repartirán sus cuidados por el mundo entero a satisfacción de los pacientes”.

Hoy, en ese acto, la decana de la Facultad, Milagrosa Olmedo, debía subir al estrado y dedicarles unas palabras de felicitación y de ánimo, hoy debía alentar y guiar a los que han sido sus alumnos y desde hoy emprendían el vuelo a la vida real. Pero la vida real decidió arroparnos a todos con una pandemia de una enfermedad completamente nueva, un reto mayúsculo para el sistema sanitario al que los alumnos y alumnas de la promoción 2016-2020 se han enfrentado desde la primera línea, curtiéndose antes incluso de salir del cascarón.

A ellos y ellas, la decana ha querido dedicar una emocionante carta que, si no sustituye a escuchar el discurso con tu diploma en la mano rodeado tus compañeros y tus profesores, sí sirve de bálsamo. Una carta que merece la pena reproducir de forma íntegra:

Esta tarde a las 20,00h. Hubiera sido el acto de clausura de la promoción que empezó hace 4 años.

Un curso, como todos, que empezó lleno de ilusión porque terminabais el Grado de Enfermería, para empezar a desarrollar nuevos proyectos, la mayoría de ellos laborales. 

Os acordáis del día de las fotos de la Orla, cómo llovió, sin embargo os hicisteis las fotos, y además tuvimos una reunión para hablar de “malestares”, ver que opciones había para superarlas.

Al poco tiempo, en el mes de diciembre, se empezó a escuchar algo sobre un virus en China, y en marzo ya estaba en España, y se decretó el Estado de Alarma, y todos nos alarmamos. 

Habéis sido una promoción diferente, dónde habéis y estáis aprendiendo a fuerza de haceros profesionales sin serlo, pero en breve la mayoría lo seréis. Queda el TFG. Todos estamos nerviosos ante esta nueva situación. Para los profesores también es un cambio nuevo, ¿cómo será la evaluación?, ¿se estropeará la red?, ¿sabremos estar a la altura?, y muchas más preguntas e inquietudes, pero seguro que vosotros, los alumnos, estaréis pensando: “si, pero ellos no se examinan”. Lleváis razón, pero no por ello dejamos de ser parte de vuestro legado.

En este año que comienza en otras andaduras, hemos tenido de todo, pero creo que debéis de sacar lo positivo: se ha creado una gran promoción de Enfermería, que seguro extenderá por toda España y en el extranjero, el saber de esta profesión, que acaba de ser reconocida (junto a todas las profesiones sanitarias) por el premio Princesa de Asturias a la Concordia. Que orgullosos os debéis de sentir.

Debéis saber que en Ceuta siempre tendréis una Facultad, que os acogerá, no como estudiantes, sino como profesionales, cualquier proyecto, cualquier acción que queráis realizar sólo tenéis que llamar y seréis atendidos y se os abrirán las puertas.

Han pasado los 4 años. ¿Ceuta?, uffff, no veas, que lejos… Y ahora seguro que os vais diciendo Ceuta que cerca, porque la tengo en el corazón. Ese corazón que es muy importante para cuidar, pero si sólo nos quedamos con eso, no seremos enfermeros, debéis seguir  formándoos, para dar respuesta a una sociedad que se ha dado cuenta lo importante que somos para cuidar de su salud y la de sus familiares y amigos. Quién no se prepara en el conocimiento, no avanza, no puede responder a las demandas. Muchos habéis descubierto en este momento, la importancia de realizar las técnicas adecuadamente, pero esas técnicas están avaladas por estudios científicos, para que todos lo hagamos bien. 

Podría seguir, pero seguro que en septiembre cuando nos veamos para esta Graduación, habrá más discursos, y diversión, con distancia social, con hidrogeles, pero sobre todo con mucho AMOR.

Por vosotros.

La Decana de la Facultad de Ciencias de la Salud de Ceuta. UGR.

Mª Milagrosa Olmedo Alguacil.

La promoción de enfermería que perdió la inocencia luchando contra una pandemia