JAVIER MARTÍNEZ, DIRECTOR PROVINCIAL DE EDUCACIÓN

"Si tenemos que pedir las vendas a Madrid, con la Educación en Ceuta no dejaremos de sangrar nunca"

"Si tenemos que pedir las vendas a Madrid, con la Educación en Ceuta no dejaremos de sangrar nunca"
Javier Martínez, esta semana, en su despacho.
Javier Martínez, esta semana, en su despacho.  

Los paupérrimos resultados obtenidos por el alumnado ceutí de 15 años evaluado en PISA 2018 han revuelto en su silla al director provincial de Educación, Javier Martínez, a quien preocupa más la salud del sistema en la ciudad que su asiento. "La OCDE analiza la Educación desde el prisma de la competitividad y también se dice que hace una radiografía distorsionada, desenfocada, pero los que estamos a la cola debemos asumir que el instrumento de medida es igual para todos: estamos a la cola, muy a la cola, y es por algo", advierte.

Desde su punto de vista, se trata de una deriva en la que no elude "autoinculpar" al Ministerio. "Esto tiene que ser un aldabonazo porque ha llegado el momento de reflexionar sobre cuáles son los problemas y de asumir que la responsabilidad es de todos: de la Administración, de los ciudadanos, de la comunidad educativa y de los profesores", advierte.

En primer lugar, el MEFP, entiende, "tiene que pensar ya si quiere seguir centralizando todas las competencias o dejar que las Direcciones Provinciales de Ceuta y Melilla, desde la cercanía, resuelvan los problemas", ya que "no puede ser es que no tengamos competencias para arreglar una gotera o una cubierta que está mal y pasen no meses sino años para conseguirlo; no puede ser que tardemos, repito, no meses sino años en hacer sustituciones de Personal de Administración y Servicios...". "En Madrid se sigue decidiendo qué programas o proyectos se pueden implantar cuando deberíamos disponer de esos recursos aquí para curar las heridas que vemos que tiene el paciente. Si tenemos que pedir las vendas a Madrid", alerta, "no vamos a dejar de sangrar nunca".

"No basta con que me digan que tengo los mismos profesores que Andalucía, Galicia o Castilla y León porque mi realidad es otra y hay que afrontarla con otros argumentos y otros recursos"

Martínez reclama para las Direcciones Provinciales de Ceuta y Melilla "capacidad para intervenir en el sistema educativo, para introducir programas de mejora, para dedicar recursos a la sociedad que tenemos, con un estatus socioeconómico muy por debajo de la media nacional, con un 49% en riesgo de exclusión...". "No basta con que me digan que tengo los mismos profesores que Andalucía, Galicia o Castilla y León porque mi realidad es otra y hay que afrontarla con otros argumentos y otros recursos", advierte desde una ciudad cuyo Reglamento Orgánico de Centros data de hace 25 años "y no se ha actualizado pese a que una Administración tras otra han dicho sí, sí, sí".

Con otros y, sobre todo, con "más" instrumentos. "PISA se hace con estudiantes de 15 años en los que además encontramos el mayor desfase de idoneidad entre edad y curso; es decir, partimos de una situación de desventaja y el Consejo Escolar del Estado lleva años diciéndonos que un notable porcentaje de alumnado llega a 6º de Primaria con dificultades lectoescritoras. Y nos insta al Ministerio a poner en marcha programas y recursos... Si nosotros pedimos profesorado", subraya, "no es para que los que están no trabajen sino porque nuestra realidad exige desdobles".

"Yo le pido al Ministerio", concreta, "que, si tenemos el porcentaje más alto del país de estudiantes con necesidades especiales, las ratios deben ser de 20 estudiantes por aula. Para atender a cada niño con TEA u otras necesidades adecuadamente hacen falta más recursos y espero que alguien, este Ministerio o el que salga del próximo Gobierno, se lo plantee en serio. Estar en 25 no es el cielo. Aquí tenemos el porcentaje más bajo del país de población escolarizada de 0 a 3 años y qué se ha hecho: nada. En cada aula de Infantil de 3 a 6 años hay más de 24 niños de media, pero en Castilla y León están en 17, lo que necesitamos en Ceuta. Lo mismo con Secundaria y Bachillerato. Y con la FP Básica, porque la oferta está a tope. Necesitamos más recursos humanos y materiales".

Con el profesorado opina que hay que "buscar más implicación de los docentes y cambiar los currículums para que estén realmente adaptados a la realidad y a las necesidades escolares, no a la titulación del profesorado". También "cambiar de una vez el sistema de captación" porque "en Primaria y Secundaria cuando hacemos unas oposiciones buscamos profesores de Física o Matemáticas, no físicos y matemáticos sino buenos transmisores de conocimientos, buenos guías en la adquisición de aprendizajes".

"Todos los expertos coinciden en que ser bilingüe es una fortaleza, no una debilidad, pero debemos implicar a las familias en que deberían manejar las dos lenguas y en que consideramos que es bueno que sigan utilizando el dariya, pero también la vehicular"

Las familias, clave para el éxito académico, es otro factor en el que "tenemos que trabajar más", según Martínez, ya que "hay una parte que carga con más dificultades, con la lengua, con su situación económica... Tendremos que buscar medidas compensatorias y aumentar las expectativas del alumnado y de los padres. Nuestros estudiantes muchas veces llegan a una edad, a la crisis de la adolescencia, en la que dejan de estudiar porque no tienen respuesta a para qué continuar si aquí uno al final lo que termina es siendo usuario del Plan de Empleo".

javier martínez 2

Lo mismo, en casa y las aulas, para vencer las dificultades que genera la existencia de un gran porcentaje de estudiantes con el dariya como lengua materna: "Todos los expertos coinciden en que ser bilingüe es una fortaleza, no una debilidad, pero debemos implicar a las familias en que deberían manejar las dos lenguas y en que consideramos que es bueno que sigan utilizando el dariya, pero también la lengua vehicular, la instrumental, el castellano. La tienen que usar, ver la televisión en español, hacer sus trabajos... En el colegio y solo en el colegio no van a poder salvar ese diferencial", deja claro.

En el debe del Ministerio está "seguir profundizando en programas como el PALE dirigidos a ese porcentaje de población que no puede mandar a sus hijos a clases particulares o no tiene recursos propios para ayudar en las tareas diarias".

La Ciudad y las infraestructuras

El director provincial "pide" al Ministerio y también a la Ciudad. "Ya está bien de que no ponga a disposición del Ministerio los solares que necesitamos. Siempre me he topado con la excusa del PGOU y no nos ceden un terreno junto al CEIP Andrés Manjón para crear aulas, espacios y un gimnasio, por ejemplo. Pasan los meses y pasan los años. Necesitamos un Centro Integrado de FP porque somos la única ciudad de España sin él y hemos pedido una parcela para hacerlo, se tarden 2 ó 4 años, y nadie nos lo ha dado con 10.000 ó 15.000 metros cuadrados. Nuestros centros de Secundaria tienen que mejorar sus infraestructuras, pero", lamenta Martínez, "obramos al revés y la Ciudad lo ha estado haciendo también".

Para muestra, dos botones: "Tenemos un IES, el ‘Puertas del Campo II’, en un edificio que tenía que ser de Primaria y un colegio, el CEIP Maestro José Acosta, en lo que tenía que ser un instituto", ejemplifica.

En la actual Guardería Virgen de África ha surgido otro problema: "Veo en los medios que la Ciudad, en vez de ceder las aulas de la Guardería Virgen de África, que se las hemos pedido, piensa construir otra unidad. Ese espacio se necesita para que ese IES sea un centro de verdad. Se lo he dicho a todos los responsables: lo necesitamos para que haya un laboratorio de Ciencias, talleres, aulas de desdobles... Se lo hemos dicho, pero siguen empeñados en un Centro de Educación Infantil donde no se cumplen los requisitos, donde los que están allí no tienen la titulación...".