El Tribunal de las oposiciones de Biología suspende a 38 de 39 opositores en la primera prueba


El Tribunal de las oposiciones de Biología suspende a 38 de 39 opositores en la primera prueba

- Los opositores critican que "el grado de dificultad de las prácticas era elevado" pero también "tiempo escaso, mal planteamiento del apartado B del ejercicio de biología molecular y algunas muestras de mala calidad"

- Al menos dos de las tres plazas de la especialidad convocadas quedarán vacantes y las listas de interinos se reelaborarán sobre criterio de antigüedad

Tanto tiempo peleando por la convocatoria de plazas de Secundaria (un total de 40 este año) y, al final, una parte se quedarán vacantes. De las tres de Biología, al menos dos. Se inscribieron 54 personas y se presentaron al proceso selectivo 39, de las que solamente un candidato pasó la primera prueba, un registro insólito. En Matemáticas tampoco se cubrirán dos por falta de aspirantes para los cupos establecidos, por ejemplo de discapacidad. ¿"Falta de nivel", como alegan los miembros del Tribunal de la especialidad (Adrián Ruiz, Carlos Roda, Abselam Rahal, Elena Rodríguez y Vicenta Rodríguez, como titulares), o extrema dificultad, incluso problemas "mál planteados", como protestan los suspendidos, que ahora se verán sometidos a una reelaboración de las listas de interinos sobre criterios de antigüedad?

La fase de oposición, la que no han superado 38 de los 39 examinados en Biología, consta en todas las especialidades de dos pruebas de carácter eliminatorio: una para demostrar los conocimientos específicos y otra para comprobar la actitud pedagógica del aspirante. La primera, “de 5 horas de duración ininterrumpidas”, se basa en la realización de un ejercicio práctico (70% de la nota de este apartado) y el desarrollo de un tema de entre los 75 que se encuentran en el temario oficial de la especialidad (30%).

En la especialidad de Biología y Geología, la parte práctica engloba un ‘visu’ de ejemplares naturales que consiste en “identificar especies naturales de flora, fauna, muestras al microscopio, rocas, minerales y fósiles, interpretar mapas, elaborar cortes geológicos, y resolver problemas en los que se plantean cuestiones sobre la aplicación de conceptos, leyes y teorías científicas (genética y ecología entre otros)”.

Según Jorge Belmonte, licenciado con 14 años de experiencia docente en la especialidad y coordinador del Máster de Secundaria, entre otros méritos curriculares, “a pesar de la complejidad de este proceso que viene determinado por la Administración, son los propios componentes del Tribunal los que deciden, elaboran y seleccionan las pruebas prácticas y establecen los criterios de calificación de las mismas, por lo que considero que son los responsables directos de los resultados tan nefastos obtenidos”.

Como con el resto de especialidades, los miembros de los Tribunales son elegidos por sorteo entre los funcionarios de carrera de la misma salvo el presidente, que designa la Dirección Provincial, habitualmente entre los más experimentados, con el posterior refrendo de los Servicios Centrales. Este año todos los calificadores son de la ciudad.

Ninguna de las fuentes consultadas en la comunidad educativa ha querido pronunciarse a cara descubierta sobre la polémica, tanto por no ser “especialistas” en la materia como por “respeto” a los Tribunales. Quienes han hablado con ambas partes exponen que los examinadores achacan un nivel “demasiado básico” a los opositores, que a su vez alegan que las pruebas eran demasiado exigentes e incluso que alguna estaba "mal planteada".

Aunque Belmonte es el único que se ha pronunciado con nombre y apellidos, otros en su misma situación han respaldado las críticas que relata “a título personal”: “El grado de dificultad de las prácticas era elevado, tiempo escaso, mal planteamiento del apartado B del ejercicio de biología molecular, algunas muestras de mala calidad (incluyendo plantas prensadas y algas deshidratadas), envueltas muchas en plásticos, el mapa perdía mucha calidad al ser aumentado en el tamaño de impresión que los miembros del Tribunal seleccionaron, las cotas y los valores de buzamientos casi no se veían...”.

"Indignados, decepcionados y engañados"

“La mayoría de los opositores con los que he tenido la oportunidad de conversar nos sentimos indignados, decepcionados y engañados por este proceso evaluador que no entendemos y que para nada ha sido selectivo: nos quedamos con la sensación de que hemos perdido el tiempo, de que los miembros del Tribunal nos lo han hecho perder”, lamenta el opositor, que “asegura” que “la mayor parte de los candidatos había invertido mucho tiempo, esfuerzo y dinero (en academias en la Península) para lograr la ansiada plaza, que no representa más que la estabilidad laboral”.

“Personalmente”, ha añadido, “no entiendo nada del discurso de presentación del presidente del Tribunal en el que nos intentaba transmitir tranquilidad y donde, con palabras casi textuales, nos aseguraba que iban a seleccionar a los tres mejores candidatos para las plazas a concurso tras 8 años sin salir en nuestra especialidad”.

“Lo que más duele es que ahora no podemos responsabilizar a la Administración, a Madrid, al Ministerio, a la Dirección Provincial de Ceuta… Los que han tomado la decisión de dejar plazas sin cubrir son las mismas personas que han compartido, comparten y compartirán departamento de Biología y Geología con algunos de los opositores”, ha lamentado.

Los procesos de algunas especialidades como las de Filosofía y Formación y Orientación Laboral (FOL) ya han concluido (ahora toca valoración de méritos y publicación de lista de interinos) y otros están pendientes de la realización de la segunda prueba y de la publicación de notas.

Lea también:

- Oposiciones de Secundaria de Biología: una pérdida de tiempo, artículo de Jorge Belmonte