UN POSGRADO DE SALUD, A ESTUDIO

La UGR limita su crecimiento en Ceuta a corto plazo a desdoblar Enfermería y el nuevo Máster de Diversidad

La UGR limita su crecimiento en Ceuta a corto plazo a desdoblar Enfermería y el nuevo Máster de Diversidad
La rectora, con la nueva decana de Ciencias de la Salud, Milagrosa Olmedo.
La rectora, con la nueva decana de Ciencias de la Salud, Milagrosa Olmedo.  

La rectora de la Universidad de Granada (UGR), Pilar Aranda, que lleva contestando a la misma pregunta que ya respondía su antecesor antes, cuándo se implantarán nuevos Grados en Ceuta, ha descartado este lunes cualquier posibilidad de hacerlo a corto plazo. Lo ha hecho durante el acto de toma de posesión como nueva decana de Ciencias de la Salud de Milagrosa Olmedo, que expresamente le ha pedido otra titulación además de la de Enfermería para consolidar la Facultad en un plano "estratégico entre Marruecos y Europa".

No. No de momento. La rectora ha marcado otras prioridades para alcanzar su objetivo primordial, que es tener "cimientos sólidos" y no dar pasos en balde. El primero, que todavía se confía en poder materializar este año, que el Consejo Andaluz de Universidades le dé luz verde al nuevo Máster en Innovación y Mejora en Atención a la Diversidad, que se prevé que dé salidas a los graduados de las dos Facultades de Ceuta, para que las clases puedan arrancar este mismo curso.

El segundo, con la vista puesta en el próximo verano, desdoblar de una vez primero de Enfermería para que en vez de hasta 150 alumnos no haya por aula más de 80, como exige la normativa interna de la UGR. A tal efecto de la Cuidad se ha recibido financiación para habilitar aulas con el nuevo Laboratorio del Movimiento Humano y el Ministerio prevé, si hay nuevos Presupuestos Generales del Estado, elevar en 400.000 euros, hasta casi 9 millones, su aportación anual a la UGR para los Estudios Superiores que ofrece en las ciudades autónomas.

Con ese plus y el "esfuerzo" que está dispuesta a hacer la institución nazarí para contrar a los "tres o cuatro docentes" que harían falta, se consumaría ese avance. Solo la mesa está también echar a andar un Máster específico de Ciencias de la Salud pero, como cualquier posible nuevo Grado, eso se condiciona a tener "infraesructuras" y una plantilla más "consolidada" de lo que lo está actualmente en Ciencias de la Salud.

Aranda ha valorado el "importante esfuerzo" que económicamente hace la Ciudad (y ha hecho para levantar el Campus) y la "complicidad" que encuentra ahora en el Ministerio de Ciencia para que la financiación estatal "llegue hasta donde se dejó en 2007". "Sin unos cimientos sólidos cualquier crecimiento sería en falso", ha advertido Aranda, que ha ofrecido a Olmedo "todo el apoyo" de su equipo, del saliente de Jesús Ramírez, de la Facultad de Educación y del resto de la comunidad universitaria.

La nueva decana se ha tomado como "un honor" el reto que ha asumido, difícil, ha reconocido, por lo alto que ha dejado el listón Ramírez, que se ha despedido recetando a su sucesora "constancia y paciencia" para recorrer el camino. Como prueba de la necesidad de ambas virtudes ha recordado que la integración de la antigua Escuela de Enfemería en la UGR se demoró casi 30 años sobre las previsiones que se hacían en los setenta.

Ramírez y Olmedo han coincidido en la necesidad de seguir forjando una Facultad "en pie de igualdad" con el resto, un desafío en el que también se ha involucrado la propia Aranda en su etapa en el Rectorado, y tanto el decano saliente como la entrante han tenido palabras de gratitud y elogio para todos los trabajadores del Campus (PAS, limpieza...) pero tambén para los estudiantes, "sin los que todo esto no tendría razón de ser" y para el INGESA, principal colaborador para la realización de prácticas curriculares.