26-M

Abascal espera que Ceuta sea "la adelantada en España" y Redondo, el primer alcalde de Vox

Abascal espera que Ceuta sea "la adelantada en España" y Redondo, el primer alcalde de Vox
Redondo y Abascal, este lunes, en el acto celebrado en el Hotel Ulises.
Redondo y Abascal, este lunes, en el acto celebrado en el Hotel Ulises.  

Todavía con muletas, Santiago Abascal ha vuelto este lunes a Ceuta como líder de la derecha española más extrema "más de diez años después" de su último paso por la ciudad cuando todavía era parlamentario autonómico vasco. Lo ha hecho justo antes de participar, este martes, en la constitución del Congreso, al que Vox llega con la intención, ha avanzado, de “decir todo lo que dicta el sentido común y habían prohibido y proscrito”.

“Vamos a decir que quien entra en España pisando a la Policía y a la Guardia Civil debe salir inmediatamente y que quien llega debe respetar nuestras leyes y adaptarse a vivir entre nosotros o tendrá que volver por donde ha venido”, ha ejemplificado sobre el contenido del discurso institucional de un partido “que sin representación ya fue capaz de llevar al banquillo a los golpistas y liderar la acusación popular” del juicio del 'procés'.

Abascal ha deseado que Ceuta sea “la adelantada de Vox en España” y se convierta en “la primera ciudad gobernada” por su partido en todo el país con el objetivo, según ha apuntado su cabeza de lista, Juan Sergio Redondo, de defender un “estilo de vida occidental” y “dar un giro de 180 grados” que permita “garantizar que no deja de ser española ni de derecho ni de hecho” pese a la “marroquinización” que percibe.

Aclamado por los suyos, que han abarrotado los salones del Hotel Ulises, Abascal ha dirigido buena parte de sus dardos al PP, donde ha criticado que “hay gente que prefiere a Otegi antes que a Ortega Lara”. También ha denunciado la existencia de una “gran coalición” que se ha materializado en la Cámara Baja “para que no estemos en la Mesa del Congreso aunque en las generales nos votó uno de cada nueve españoles”. “Luego querrán contar con nosotros si en algún sitio tenemos que apoyarles: nos lo tendremos que pensar mucho y tendrán que rectificar muchas cosas”, ha avisado.

“El candidato del PP al Parlamento europeo dice que va a pactar con el Grupo Socialista cuando sea elegido; en Murcia han acordado una reforma del Estatuto para blindar las leyes de género y de memoria histórica... Antes nos llamaba extrema derecha la izquierda y Bildu, pero ahora hasta Pablo Casado, que en abril nos quería meter en el Gobierno sin que nadie se lo pidiera”, ha atacado al líder 'popular', “se descuelga con que es el moderado que representa a los indignados con Vox”.

Después de lanzarse en Ceuta, en las generales, con su mejor resultado de todo el país al cosechar un 24% del voto, solo por detrás del PSOE. Abascal ha dicho que aquí la “derechita cobarde” debería, “siguiendo sus propias normas, pedir el voto para nosotros” para cortar el acceso al Gobierno de la izquierda.

Abascal ha instado con ironía a Pablo Casado a “que siga con la cantinela del voto útil y con sus ataques, con las fórmulas fracasadas que ya vemos adónde le han llevado, con la gran coalición de quienes como su candidato en San Sebastián descarta pactos con Vox pero no con Bildu”, y ha presentado a Podemos como “la comparsa del Frente Popular” que desde su punto de vista encargan “Pedro Sánchez, Esquerra Republicana y Bildu”.

“Su comparsa se ha descolgado con que hay que abolir la Ley de Amnistía de 1977 para juzgar a los franquistas, pero no sé si saben que entonces”, ha advertido, “habría que poner encima de la mesa la ilegalización del PSOE por golpista, por atacar la legalidad durante la República; y volver a juzgar todos los crímenes de la banda terrorista ETA, de los GRAPO y del FRAP, de la izquierda y del separatismo, que son quienes en España han protagonizado la violencia”.

"No vamos a eludir ningún debate"

El diputado electo ha opinado que “se atreven a decir estas cosas porque hasta ahora no tenían enfrente más que una cuadrilla de temerosos arrodillados ante la izquierda, pero hay 24 de Vox en el Congreso que no van a eludir ningún debate con la izquierda y los 'progres”.

“El candidato del PSOE en Extremadura nos ha llamado 'machos de mierda' y luego hablan de incitación al odio los que nos tildan de fachas y de borrachos para demonizarnos y estigmatizarnos con consecuencias como la gente que nos encontramos en los actos para no dejarnos competir en igualdad de condiciones”, ha protestado, “con la tolerancia de Delegaciónes del Gobierno que no han ordenado lo que tenía que hacer, mandar cargar para disolver manifestaciones ilegales en el País Vasco, Cataluña, Burgos o Madrid”.

Incluso en el Revellín, según ha mencionado, un "botarate" ha tachado de "fascistas" a los representantes y simpatizantes de Vox, aunque no se han registrado detenciones ni incidentes reseñables.

Abascal se ha desmarcado de “la última distorsión” que según dice quieren generar a su alrededor “los viejos partidos y los viejos periodistas” sobre la ubicación del Grupo Parlamentario de Vox en el Congreso. “La dignidad de un escaño no está en si nos encontramos en el 'tiro de cámara' o en el 'gallinero' sino en respetar la soberanía nacional y la unidad de España”, ha distinguido.

"¡Viva la Guardia Civil! ¡Viva el Cuerpo Nacional de Policía! ¡Viva nuestro Ejército! ¡Viva La Legión! ¡Vivan los Regulares! ¡Viva Ceuta española! y ¡Viva España!", ha concluido en un clamor y entre gritos de "¡presidente!" el líder de "Vox, que es más que un partido, es un movimiento patriótico al servicio de España".