Andalucía Acoge propone un cambio de enfoque en las políticas de integración y convivencia

Andalucía Acoge propone un cambio de enfoque en las políticas de integración y convivencia
Andalucía Acoge en la presentación de la campaña Stop Rumores
Andalucía Acoge en la presentación de la campaña Stop Rumores  

De cara a las próximas elecciones municipales, la Federación Andalucía Acoge quiere promover el debate sobre un nuevo modelo de sociedad partiendo de los principios de igualdad de derechos y deberes, diversidad e inclusión como pilares de la construcción de la sociedad española del siglo XXI. Para ello, propone un documento con medidas específicas en los distintos territorios que abarca, partiendo de que la residencia debe ser la base de la ciudadanía, abandonando políticas que sólo ponen el foco en la inmigración como fenómeno puntual, sin entender que se trata de una característica propia de la sociedad vinculada a la imagen actual de los barrios, pueblos y ciudades. Este cambio de enfoque permitiría a los municipios aprovechar el potencial de toda su población para el desarrollo de los territorios.

Concretamente, el documento se basa en ocho medidas dirigidas a los municipios y a las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Entre ellas, destaca la necesidad de garantizar los recursos necesarios para el mantenimiento de iniciativas como el Protocolo de Emergencia para Llegadas Colectivas (PECOL) en Granada, incidiendo en la obligatoriedad del Gobierno central de dotar de recursos a la atención de personas que llegan hasta las costas españolas y promoviendo activamente la coordinación con otras ciudades en la Red de Municipios de la Frontera Sur.

Con respecto a los menores de edad sin referentes familiares  que a causa de las graves deficiencias en la atención que reciben en los centros de protección deciden abandonar los mismos para vivir en la calle, así como a los/as  jóvenes que son expulsados/as sin recurso alguno del Sistema de Protección al cumplir la mayoría de edad, Andalucía Acoge propone establecer un protocolo de coordinación entre el Sistema de Protección de Menores y Servicios Sociales Comunitarios para facilitar el acceso de los/as  menores que estén próximos a cumplir la mayoría de edad a prestaciones y servicios garantizados del sistema público de Servicios Sociales, con especial relevancia en el acceso a la Renta Mínima de Inserción Social.

Para evitar la exclusión de las personas de origen inmigrante que residan en el municipio o ciudad autónoma, es necesario políticas que facilitaran el empadronamiento de todas las personas que vivan en allí, independientemente de su situación residencial y administrativa. También que los Ayuntamientos realicen los informes de arraigo social sin exigir condiciones innecesarias de forma gratuita y en un plazo no superior a los tres meses, evitando requisitos para el acceso que no puedan ser cumplimentados por personas indocumentadas. En relación con el empleo es imprescindible incrementar y mejorar el acceso de las personas inmigrantes a las acciones de orientación y formación laboral.

En cuanto a la vivienda, es prioritario una apuesta decidida para acabar con el sinhogarismo. La inexistencia de acceso a la vivienda por parte de personas que se encuentran en dicha situación, así como la escasez de intervención social en este campo, es una emergencia social que debe ponerse a la cabeza en las políticas municipales como parte del proceso de integración de las personas. Para ello es prioritario identificar y movilizar el conjunto de viviendas vacías existentes con el objeto de constituir un parque de viviendas de alquiler para personas en situación de exclusión social con rentas bajas. Al mismo tiempo, es fundamental que los Ayuntamientos eliminen los obstáculos que impiden que las personas inmigrantes puedan inscribirse en los Registros Municipales de Demandantes de Viviendas.

Por último, Andalucía Acoge quiere ahondar en el acceso a los derechos políticos de los ciudadanos. Para ello considera imprescindible profundizar en el acceso al voto (activo y pasivo) de todas las personas más allá de acuerdos de reciprocidad. Aumentar la base de electores/as y elegibles, supone un aumento de la calidad democrática de los municipios, en la medida en que la representación es una fotografía de la realidad del territorio. Por lo tanto, solicita a los Ayuntamientos a que trabajen en las instancias superlocales por el acceso al voto de toda la ciudadanía.