‘CONVIVENCIA EN LA INTERCULTURALIDAD’

Caballas plantea doce medidas para avanzar hacia una "convivencia" más allá de la mera "tolerancia"

Caballas plantea doce medidas para avanzar hacia una "convivencia" más allá de la mera "tolerancia"
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.  

"Ceuta", cree y defiende Caballas, "es una ciudad intercultural”. Según la formación que lidera Mohamed Ali, señalada por Vivas como una amenaza para la convivencia, "así debemos sentirlo, quererlo y trabajarlo día a día” porque “la convivencia no se puede limitar a una coexistencia pacífica en la que nos toleramos pero no nos entendemos". A juicio de la coalición “vivimos juntos, pero separados por esa frontera invisible del ‘ellos’ y el ‘nosotros”. Como “queda mucho camino por recorrer”, considera que es preciso “emprender algunos cambios que de manera sosegada y pedagógica vayan construyendo la Ceuta del siglo XXI”.

En su programa electoral incluye doce medidas concretas para avanzar en esa línea. Entre ellas, cambiar el Día de Ceuta del 2 de septiembre, cuando considera que se conmemora el “aniquilamiento” de una parte de los caballas con el consiguiente agravio para parte de la población, al 13 de febrero, “cuando el pueblo de Ceuta, por votación, decidió ser española”.

Para Ali esta sí sería “una fecha de cohesión, que une y no separa”, porque “no entra en conflicto con nada y permitiría que nuestra españolidad fuera celebrada como parte de su identidad y su día, no el carácter portugués  ni el fenicio ni cualquier otro”. “El Día de Ceuta debe ser aquel en el que sus ciudadanos dijeron que querían ser España”, resume. El PP llegó a aceptar en el Pleno poner en marcha un grupo de trabajo que, con asesoramiento de expertos, evaluase la conveniencia de cambiar la fecha del 2 de septiembre, pero conforme fue avanzando la legislatura se negó hasta a ponerlo en marcha y dio por finiquitado el debate sin haber permitido que comenzase siquiera.

En el ámbito educativo la coalición, según sus propuestas para ganar en ‘Convivencia en la interculturalidad’, plantea echar a andar un “Plan Pedagógico de Dinamización de la Interculturalidad”; introducir auxiliares de Conversación en Educación Infantil para ayudar, también, a reducir los índices de fracaso y abandono escolar ligados a la lengua materna distinta del idioma vehicular, y la impartición de Religión Islámica en los centros “en los mismos términos y amparo legal que la Católica”.

El alumnado musulmán ya puede cursar esa asignatura en los colegios pero no en los IES pese a los reiterados compromisos de introducirla que han ido formulando los distintos ministros de Educación en sus encuentros con los responsables de la Comisión Islámica de España.

La coalición también propone crear un Observatorio de la Convivencia y aprobar una Ordenanza de Convivencia Ciudadana, algo que el Pleno aprobó por unanimidad hacer hace ya algo más de dos años y que nunca cumplió tampoco el Ejecutivo de Vivas. El objetivo de la propuesta sería “evitar prácticas individuales o colectivas que atenten contra la dignidad de las personas, así como las discriminatorias de contenido xenófobo, racista, sexista o homófobo”.

Los localistas abanderan la necesidad de un “reconocimiento institucional del Árabe ceutí”, la lengua materna de al menos la mitad de los ceutíes en una ciudad cuyo Estatuto, a diferencia del melillense, no incluye ninguna referencia a la “promoción  y  estímulo  de  los  valores  de  comprensión,  respeto  y  aprecio  de  la pluralidad cultural y lingüística”.

Caballas incluye en su programa su voluntad de avanzar hacia un nuevo modelo de calendario laboral “que reconozca la Fiesta del Sacrificio (Aid El Kebir) y la Fiesta de Culminación del Ramadán (Aid El Fitr) como festivos” para, así, “adaptarlo a la realidad social de Ceuta”.

La formación también aboga por la instauración de un Día contra la Islamofobia” y por dar pasos “reales” en contacto con la Administración General del Estado para posibilitar la “recuperación de sus auténticos apellidos a los musulmanes que los perdieron en el proceso de regularización” de los años ochenta, un tema en el que la coalición lleva trabajando desde hace ya más de tres años y que recibió el respaldo unánime del Pleno pero con el que tampoco se han registrado avances significativos por parte de los parlamentarios del PP en el Congreso y en el Senado, a quienes supuestamente se había encomendado la tarea de negociar con el Ministerio de Justicia en busca de soluciones viables.

Para terminar, los de Ali proponen abrir un Museo de Vida Cotidiana en el Fuerte de San Amaro "que contribuya a un mejor conocimiento de todas las culturas y sociedades que han configurado la ciudad históricamente”.e instaurar una Semana de las Artes y la Cultura para construir una Ceuta "menos contaminada y sin prejuicios que se acerque de forma natural a los de otras culturas", una iniciativa que el Gobierno asumió en 2014 pero que tampoco puso en marcha nunca.