JORNADA ELECTORAL

Otra vez le juegan sucio al PSOE en el Ramón y Cajal y se tienen que parar las votaciones

Otra vez le juegan sucio al PSOE en el Ramón y Cajal y se tienen que parar las votaciones
En burka ha acudido esta ciudadana a la mesa del colegio electoral a cumplir con su cometido en el Ramón y Cajal.
En burka ha acudido esta ciudadana a la mesa del colegio electoral a cumplir con su cometido en el Ramón y Cajal.  

Una de las personas designadas para una mesa en el Ramón y Cajal ha protagonizado la imagen de la jornada al acudir a su cometido con un burka


La jornada electoral está transcurriendo hasta el momento sin demasiados incidentes y ninguno excesivamente grave, aunque como siempre la tensión entre los representantes de las diferentes formaciones se ha dejado palpar en algún que otro colegio. Quizás el hecho más grave es que ha sucedido en el Ramón y Cajal, donde al PSOE se la han vuelto a jugar, después de que el pasado 28 de abril en las Elecciones Generales la formación tuviera que reponer papeletas ante el boicot realizado a las suyas que habían sido subrayadas o recortadas levemente en las esquinas con la intención de anular sus votos. En esta ocasión, directamente sus papeletas han desaparecido.

Alguien las había quitado de las cabinas. El hecho ha obligado a intervenir a la presienta de la mesa para paralizar las votaciones durante unos 15 minutos, según han referido miembros del MDyC representando a su formación en ese colegio. Tras la reposición de las papeletas las votaciones han continuado con normalidad.

En ese colegio se ha producido una de las imágenes de la jornada. Una de las personas designadas para estar en la mesa ha acudido enfundada en un burka, lo que no ha pasado desapercibido para nadie.

Una situación similar a la del PSOE la ha sufrido el Movimiento por la Dignidad yl a Ciudadanía (MDyC) en el colegio electoral ubicado en el Instituto Almina. Allí no había papeletas de la formación al inicio de la jornada, se han llevado y las votaciones han seguido con normalidad.

Desde Podemos también han relatado que en el Colegio Valle Inclán ha tenido que intervenir la Policía Nacional por una bronca entre los apoderados del PSOE y los de Caballas sin mayores incidentes. Un actitud beligerante que desde Ciudadanos han optado por denunciar para que en algunos colegios los partidos redujeran el número de representantes al requerirles a todos la acreditación. Según la responsable de Ciudadanos, Karima Aomar, en uno de los colegios la tensión la ha provocado el propio candidato de VOX, Juan Redondo, al hacerle "un feo a alguien". Aomar también ha señalado que la situación en los alrededores del Reina Sofía  era "mortal" con representantes "ofreciendo o imponiendo" el voto.

En el mismo Ramón y Cajal, la mujer del burka ha tenido que requerir a la Policía Nacional para que desalojara de representantes de los partidos políticos el aula en la que se votaba. La presencia del número de dos de VOX, Carlos Verdejo, rodeado de los suyos ha incitado a otros apoderados de las demás formaciones a hacer acto de presencia y el abultado número de representantes dificultaba a los votantes ejercer su derecho al voto, la presidena de la mesa, la mujer del burka les ha pedido que salieran del aula para dejar espacio a los votantes. Estos no le han hecho caso y finalmente ha requerido a la Policía Nacional para que los desalojara.

Más allá de las incidencias cabe destacar lo apretado del espacio electoral en muchos colegios en los que las mesas se han vuelto a disponer en los pasillos de los centros escolares provocando apreturas entre los votantes y cierta incomodidad a la hora de mayor afluencia. Los cambios en la disposición de las mesas sobre el censo respecto a la jornada electoral del 28 de abril en no pocos colegios han desconcertado también a los votantes. Muchos acudían a votar a la misma mesa en la que lo habían hecho hace apenas un mes y se encontraban con que no votan en esa, porque simplemente se habían cambiado de sitio. Como por ejemplo, ha sucedido en el Lope de Vega.

Estos cambios han provocado incluso el desconcierto de los candidatos. Tal ha sido el caso del de VOX, Juan Sergio Redondo, que acudió a votar a la misma mesa del Camoens donde lo hizo el 28 de abril ya cabó recorriéndolas todas hasta encontrar la suya. Otro tanto de lo mismo le ha pasado a Mohamed Alí, que al final se lo ha tomado a broma y ha espetado, "es que os quería saludar a todos". O el de Ramón Rodríguez el candidato de Unidas Podemos.