26-M

Vivas "no comparte" las tesis de Rontomé sobre una convivencia basada en la "segregación"

Vivas "no comparte" las tesis de Rontomé sobre una convivencia basada en la "segregación"
Vivas, junto a Rontomé, durante esta campaña.
Vivas, junto a Rontomé, durante esta campaña.  

  • "La convivencia se mantiene sobre la desigualdad social y la segregación residencial. Los cristianos mantienen un fuerte rechazo a lo islámico a pesar de que las circunstancias les obligan a aceptar esta realidad. La situación les resultará soportable mientras su status socioeconómico de grupo dominante se mantenga".
  • "La marroquinización de la ciudad no resulta un escenario probable pero si su islamización".
  • "La realidad ceutí es la de una sociedad fuertemente dualizada, no solo de forma étnica y religiosa, también económica".
  • "Los bajos indicadores educacionales de los musulmanes ceutíes constituyen el  principal escollo para la viabilidad de la ciudad".
  • "Lo cristiano se está diluyendo al ritmo de la emigración de esta población y de las necesidades de oportunidad política de los partidos [...] En Ceuta, la religión sigue siendo la principal de las referencias sociales, es la vía de identificación propia y la del otro".
  • "El caso de Ceuta como ciudad multicultural resulta un modelo no exportable".

No son frases de representantes de Caballas o Vox, los dos partidos a los que el candidato a la Presidencia de la Ciudad, Juan Vivas, ha metido inopinadamente en el mismo saco de formaciones con las que nunca y de ninguna forma llegará a ningún acuerdo de investidura o Gobierno. Todas forman parte de las "conclusiones generales" de 'Ceuta, convivencia y conflicto en una sociedad multiétnica', el trabajo que en 2012 firmó el 'número 3' de la candidatura del PP, Carlos Rontomé, con una beca de Doctorado del IEC. En él reflejaba su impresión sobre que "la Ceuta actual es una ciudad en situación de transición desde el modelo de ciudad española del sur peninsular al de una ciudad de identidad islámica".

También alertaba de que "el éxodo de la población no musulmana y de los individuos más capacitados mantendrá a la ciudad dentro de los niveles de pobreza y subsidiariedad actuales". "La creencia de que la conformación actual de la sociedad ceutí, la de la pervivencia en un mismo espacio de los dos grandes grupos étnico-religiosos distintos no se ajusta a la realidad del proceso: el crecimiento de la minoría musulmana", remachó, "lleva aparejado el descenso de la población cristiana. No se tratará tan solo de una cuestión cuantitativa, en escasas décadas los cristianos serán minoría y los propios partidos de ciudadanos competirán por ajustar sus políticas a la nueva realidad".

Incluso analizaba explícitamente en aparente tono crítico la línea de acción política del PP ceutí "Las estrategias desarrolladas por los partidos musulmanes desde 1995 destinadas a obtener para la minoría musulmana un reconocimiento como minoría nacional, utilizando para ello los instrumentos de la lengua árabe o los rasgos identitarios islámicos, han ido decayendo, al ser asumidas parte de sus reivindicaciones por el Partido Popular. No serán necesarios los partidos étnico-religiosos porque los partidos generalistas desarrollaran sus programas", auguraba.

Vivas ha sido claro este jueves en la entrevista que ha concedido a RTVCE a la hora de desmarcarse de las conclusiones más sonoras de Rontomé: "Yo no comparto que haya ningún grupo dominante en Ceuta porque no lo vivo día a día, todo lo contrario: vivo una ciudad que da ejemplo de encuentro, afecto y coincidencia. Yo no participo de las tesis de Caballas", se ha desviado, "que haya en Ceuta una parte de la sociedad anclada en 1415 que domine a otra parte que se siente segregada, dominada o discriminada. Eso no es verdad aunque hay desigualdades, dónde no, y las instituciones debemos reducirlas, unos apuestan por el modelo venezolano y otros como yo por el europeo".

El candidato ha defendido que "la convivencia es un concepto que no está ligado a la desigualdad". "Desigualdades hay, es objetivo, pero por razones de nivel de renta o formación, en España no las hay debidas a que unos ciudadanos sean tratados de manera distinta por su etnia, credo o comunidad. Aquí hay personas que tienen distinto nivel de renta o formación y no por pertenecer a una comunidad religiosa determinada".