10N. CRÓNICA

El debate más efímero de la historia apenas sirve para confrontar propuestas y ver una ganzúa

El debate más efímero de la historia apenas sirve para confrontar propuestas y ver una ganzúa
Debate electoral 10N.
Debate electoral 10N.  
6 de los candidatos al Congreso de este próximo domingo mantienen un entretenido debate en Radio Televisión Ceuta, pero sin apenas cruce o confrontación de propuestas, en el que lo más llamativo fue la ganzúa que sacó la candidata de VOX al hablar de inmigración.

La salsa del fútbol son los goles, las repeticiones y las tertulias en el bar, que se lo digan a los béticos y a los sevillistas, cualquier que tenga un amigo de esos colores sabe de lo que le hablo (¿verdad Rafa?). La de los debates electorales es poder comentarlos del mismo modo que el fútbol. Y eso, en esta ocasión no será muy probable. El debate se ha programado en las últimas horas de la campaña electoral, tan últimas, que un retraso podría haber dejado a los candidatos sin poder pedir el voto en su minuto final. Y tan al final que a los medios de comunicación nos ha dejado sin apenas margen para comentar o analizar lo que han dicho los candidatos. Y a la ciudadanía sin posibilidad de revisar lo que dijeron. ¿Por qué? Porque la obsoleta Ley Electoral que todas las formaciones reconocen mejorable cuando no obsoleta, pero nadie reforma, consagra el sábado a reflexionar y a partir de la medianoche de este viernes no se puede publicar ningún contenido informativo con contenido político de profundidad. Podemos decir que han debatido, pero no de qué. Así, el evento adquirió –se desconoce si de manera intencionada– en algo efímero y único. O lo vieron o no lo verán. Y teniendo en cuenta que el ‘prime time’ de los viernes es el segundo de la semana que a menos personas congrega delante de los televisores es posible que le cueste encontrar a alguien que se lo cuente.

Pero para eso están los sufridos periodistas, pero como tenemos la espada de Damocles de la medianoche ahí, les pido perdón ya si la velocidad pasa factura a la exactitud.

Este viernes a las 21 horas se juntaban en el Hotel Puerta de África 6 de los candidatos a las Cortes Generales el próximo domingo, 10 de noviembre. Fátima Hamed (MDyC), Ramón Rodríguez (Unidas Podemos), Javier Hermoso (Ciudadanos), Guillermo Martínez (PP), Teresa López (VOX) y Pepe Simón (PSOE) 6 eran 6, y los 6 salieron más o menos mansos y apenas sí se agredieron verbalmente con sus propuestas y sus posiciones políticas. Algo que en cierto modo en unos momentos de especial crispación en el país hasta se agradece.

Durante una hora larga los candidatos apenas sí se dedicaron a reiterar lo que ya habían repetido hasta la saciedad en entrevistas y encuentros con la prensa de manera tematizada por bloques y casi sin cruzarse. Hasta que llegó el bloque de inmigración. Hasta entonces, apenas algunas alusiones entre VOX y Unidas Podemos y el ataque global contra el candidato del PSOE, Pepe Simón por sus 0 interpelaciones e iniciativas en los escasos meses que ha abierto el Congreso esta legislatura frustrada.

Así la candidata de VOX, Teresa López, en la misma línea que su líder nacional deslizó que las ayudas sociales están cronificadas e insinuó la necesidad de acotarlas, ¿cómo? No lo aclaró, pero sí dijo “no tanto dar peces y sí enseñar a pescar”. Eso y que la gente se acostumbra y así al final, según ella “está demostrado que los hijos de beneficiaros de ayudas acaban siendo a su vez beneficiarios de ayudas”. Eso y que las viviendas de protección se entregan a residentes y no a españoles. Sólo le objetó el candidato de Unidas Podemos, Ramón Rodríguez que la acusó de sufrir de “aporofobia” (rechazo al pobre) y le pidió que mostrara la estadística que avalaba sus afirmaciones. No lo hizo.

En el bloque de Medio Ambiente, el candidato de Ciudadanos, Javier Hermoso, también afeó a la de VOX el negacionismo del que hacen gala sus líderes nacionales sobre el cambio climático, y recordó las palabras de Rocío Monasterio tildando de “camelo” el cambio climático o de “tomadura de pelo” las conclusiones de los paneles de expertos. La respuesta de la candidata de VOX fue acusar a Hermoso de haber “recibido una educación muy globalista que se ve que se ha dejado influenciar”.

En ese bloque medioambiental por cierto, el MDyC, al igual que hizo en todos los bloques acusó al PSOE y al PP de haber perpetuado los problemas, como el de la contaminación no logrando el cable eléctrico que cierre la planta diésel de Endesa, el elemento que, según Hamed, más contamina en la ciudad. Martínez en cambio optó por recordar que gracias a las gestiones del Gobierno Popular ese cable está proyectado para el periodo 2020-2027.

Mientras Simón y Martínez optaban por repasar las muchas propuestas en todos los ámbitos con las que han ido haciendo su campaña y apenas sí entraban en ese fuego cruzado para debatir, estos dos sí, sobre propuestas concretas, sobre lo hecho o lo no hecho hasta ahora. El bipartidismo con todas sus deficiencias sí mostró algo más de debate.

Pero como decíamos, ese debate de guante blanco que estaba siendo sólo se tensionó al llegar el bloque de inmigración, que casualidad o no, lo abría la candidata de la formación con las propuestas más extremas y polémicas en esta materia, Teresa López de VOX.

Y ahí le lució la peluquería, a lo Rivera tiró de pirotécnica artefactual y sacó del atril una ganzúa de las que dijo “usan los inmigrantes para atacar a nuestros guardias civiles”, una ganzúa del tamaño del adoquín de Rivera. Hay que describir el tamaño porque es probable que no puedan volver a ver este momentazo. No se quedó ahí y tiró de fotos a tamaño folio para mostrar la violencia con la que algunos migrantes atacan las fronteras. Subió el tono y recriminó a otros partidos que “si quieren mismos derechos para todos dejen que nuestros guardias civiles puedan defenderse de esos ataques con todos los recursos posibles”, espetó. Nótese que los guardias civiles siempre son “nuestros”, o sea, suyos. Con un tono más elevado del usado hasta ese instante –“alzar la voz es de débiles”, que diría Marlaska– y sin apenas leer, cosa que hizo en todos los bloques anteriores.

Tanto lo subió que Hamed pareció hablar normal por primera vez en todo el debate cuando le espetó con una captura de prensa y le leyó el titular: “VOX avisa del peligro que el Islam supone para toda Europa ¿Yo soy un peligro? Le pregunto ¿La mitad de esta ciudad es un peligro?”, le dijo Hamed. “Usted sabe que no”, le replicó rápido López, para después en su turno explayarse y dejar ese islam peligroso en los extremismos y reiterar la propuesta de cerrar mezquitas, pero aclarando que sólo las que practiquen el radicalismo. “¿Usted cree que en este país eso se permite?”, le replicó ya sin respuesta Hamed, que antes también le había leído otro titular de prensa: “VOX reconoce que financió su campaña a las europeas con dinero iraní”.

Rodríguez de Unidas Podemos calificó la intervención de Teresa López de "demencial" o "circo" y reclamó el respeto a los Derechos Humanos, no quedó claro si se refería a los migrantes o los propios debatientes para que dejaran de torturar a los que estuvieran viendo el debate. Y el candidato de Ciudadanos con una naturalidad de veterano y no de novato y sin poder evitar la sonrisa, dijo “yo creía que lo de pintar el muro de verde era una coña, pero vino Smith y lo dijo”, le replicó a López con sorna, por no decir que estaba desternillándose.

Mención aparte merece también el candidato de Unidas Podemos que trufó de feminismo cada una de sus intervenciones, lo que le valió para que la candidata de VOX le entrara al trapo reprochándole que discriminaba a la mitad de la población.

Así se llegó hablando de economía al minuto de oro, en donde nadie ni brilló especialmente ni desentonó sonoramente.

Si querían saber quién ganó el debate, haberlo visto. Da igual, no podemos ni hacer encuestas para preguntarles, lo que sí podrán hacer ustedes es votar el domingo. Y lo que sí podemos decirle nosotros es quién no ganó el debate, el debate político. Si echan de menos contenido más político, propuestas y más propuestas sesudas, disculpen, no es que los candidatos no reiteraran las propuestas que han ido explicando y dando a conocer durante toda la campaña, es que es imposible resumir en menos de una hora 2 horas de debate y recogerlas todas, así que hemos apostado por sucumbir al show y al espectáculo y a destacar los momentos de más tensión y rifi rafe. Hemos sucumbido, como cada vez más, al efectismo. Echen cuenta de quienes salen menos y repasen lo que hemos ido publicando durante los últimos ocho días si tienen dudas, o directamente lean los programas que para eso están.

Una última nota, el toque igualitario en los mandos del debate que pusieron Raúl y Paola lo condujeron más que bien y fueron la voz de un impresionante despliegue técnico y humano en el que se notó de sobra el esfuerzo y la entrega, pero ese toque igualitario se viene abajo al descubrir que al personal de administración se le reconvirtió en azafatas, sólo a ellas.