LA NOCHE A PIE DE SEDE

El grito de dolor del PP, la euforia incrédula del PSOE y la extraña tranquilidad de VOX

El grito de dolor del PP, la euforia incrédula del PSOE y la extraña tranquilidad de VOX
De izquierda a derecha. Guillermo Martínez y de espaldas David Muñoz, del PP, Pepe Simón y Manuel Hernández del PSOE Y Carlos Verdejo y Rafael Rodríguez de VOX
De izquierda a derecha. Guillermo Martínez y de espaldas David Muñoz, del PP, Pepe Simón y Manuel Hernández del PSOE Y Carlos Verdejo y Rafael Rodríguez de VOX  

Entraba dentro de los cálculos, pero no por ello ha sorprendido menos. Las Elecciones Generales han pasado por Ceuta como una sacudida eléctrica que ha puesto patas arriba el tablero político de Ceuta. Este es el relato de una noche vivida desde las sedes de los partidos. Un viaje de la depresión profunda de los populares a la euforia incrédula de los socialistas, hasta llegar a la extraña tranquilidad en la sede de VOX.

En la sede del PP se mascaba la tragedia desde el cierre de las urnas. Poco después de las 20.00 horas poco más de una docena de militantes pululaba por el patio del edificio Ainara. Dos largas mesas con viandas esperaban la fiesta que nunca llegaría. Las caras eran ya un poema y no precisamente épico. Mitad preocupación, mitad vértigo.

¿Cómo lo veis, preparados para un susto?, preguntó Ceuta al Día a un inquieto Juan Bravo. “El susto ya lo tenemos”. Carlos Rontomé, responsable de la campaña, mantenía el optimismo y aun auguraba un buen resultado de VOX pero no más. Algo preocupante para las municipales pero no mortal en las generales. Una esperanza que empezó a flaquear con el sondeo de TVE y que ya se tambaleaba con los primeros resultados.

Vivas lamenta que un sistema electoral en el que los partidos nacionalistas están “sobrerrepresentados”

Poco antes de las 21.00 horas, antes de los primeros resultados, llegó el presidente Vivas a la sede. Cara de circunstancias, sonrisa forzada. El intercambio de saludos entre la Ejecutiva local del PP bien podría valer tanto de ánimo como de consuelo. Y el ambiente fue a peor. Ya con el cinco por ciento de escrutinio, Vivas, en conversación informal con los compañeros de partido y Ceuta al Día, lamentaba un sistema electoral en el que los partidos nacionalistas están “sobrerrepresentados”, que no refleja la realidad del voto de los españoles.

Un grito de dolor

La noche avanzaba en Ainara adentrándose en la oscuridad de la tristeza, al borde de la depresión. Una sensación a la que no están acostumbrados en el PP de Ceuta. Treinta años ganando son muchos. Solo los periodistas, un gremio habitualmente mal alimentado, daban cuenta del ágape. Y el panorama no estaba para abrir el apetito.

Con el 40 por ciento del escrutinio, la televisión mostró el reparto de escaños. PP: 66. Un grito de dolor salió de las entrañas de la sede del PP. Y no es una metáfora.

Cuatro palabras que ponían punto final a treinta años de populares en el Congreso. “Te deseo suerte, Pepe, un abrazo, enhorabuena”

Pasadas las 22.00 horas, cuando la victoria del PSOE y el ‘sorpasso’ de VOX eran ya una evidencia, Guillermo Martínez salía del ‘Sancta Santorum’ del partido pegado al teléfono, despidiéndose de su interlocutor con cuatro palabras que ponían punto final a treinta años de populares en el Congreso. “Te deseo suerte, Pepe, un abrazo, enhorabuena”. Segundos después lo confirmaba él mismo a los periodistas: al otro lado de la línea estaba José Simón, nuevo diputado por Ceuta en el Congreso de los Diputados.

Lo que sigue pueden verlo en el vídeo de las declaraciones del presidente del PP de Ceuta y el candidato caído. Un Vivas serio, con las últimas reservas de optimismo de cara a una cita electoral inminente que se antoja angustiosa; Martínez, aguantando a duras penas las lágrimas, cabeza de turco de un voto de castigo que deja a los populares sin parlamentarios tres décadas después.

Tamara Guerrero, contenta por los resultados nacionales, preocupada por lo que viene, “por el futuro”.

Sonrisas de fin de curso en Ciudadanos

Antes de acudir a casa del ganador, era de obligado cumplimiento un paso por la sede de Ciudadanos. Allí reinaba la tranquila camaradería de un fin de curso con la sensación de haber hecho un buen trabajo, seguramente mejor de lo que esperaban. Pero no por ello menos conscientes del escenario que se dibuja en Ceuta. Un panorama ante el que, confesó Tamara Guerrero en un certero análisis, siente “vértigo”. Contenta por los resultados nacionales, preocupada por lo que viene, “por el futuro”.

Hernández, rey de la fiesta

La fiesta estaba, quién lo iba a decir, en la calle Daoiz. A la que te descuidabas alguien te abrazaba en la sede de los socialistas ceutíes, repleta de caras de feliz incredulidad. Y en medio, Manuel Hernández, exultante, el rostro encendido de euforia, haciendo sus declaraciones a los medios a voz en pecho y rematándolas con un atronador “viva el PSOE”. Cánticos que arreciaron hasta convertir la sede de la calle Daoiz en una grada futbolera cuando Isabel Celaá compareció ya con el cien por cien del escrutinio. El PSOE era ya, oficialmente, el ganador de las elecciones de la incertidumbre.

 “Yo estaba convencido, la felicidad es máxima”, aseguraba Simón al que los brazos no le daban de sí para abarcar su euforia, poco antes de fundirse en el enésimo abrazo de un no menos exultante Adil Mohamed. “Quién me lo iba a decir el 28 de febrero”, exclamaba, recordando la fecha en la que aceptó presentar su candidatura. Hoy es senador.   

Treinta años, treinta años, se repetía como un mantra en los corros aquí y allá. Corros en los que no había casi ni rastro del PSOE de hace apenas una legislatura. Casi. De los militantes de toda la vida, solo asomó por la sede Toñi Palomo a la que Hernández llamó personalmente para que acudiera a celebrarlo. Fue una visita fugaz. Media hora después de llegar se marcha. En las escaleras, Palomo coincide con Ceuta al Día. Para ella "con la derecha dividida, estaba cantado que ganaba el PSOE", pero advierte: "Este resultado en la Asamblea de Ceuta..." No hace falta que termine la frase.

Carlos Verdejo, coordinador de la campaña de VOX en Ceuta no oculta su descontento: la victoria del PSOE le ha arruinado el resultado de Ceuta.

Alegrías sin alharacas

A la noche le quedaba un escenario. Los otros vencedores. Pasadas las once, ya sin dudas ni escrutinios pendientes, Ceuta al Día llega a la sede de VOX en el Paseo de las Palmeras. La tranquilidad reina en la calle y dentro. Militantes, directivos y candidatos dan cuenta de bocadillos y tapas a dos carrillos en apacible sintonía. Rafael Rodríguez, el segundo candidato más votado en Ceuta saluda afable y agradece las felicitaciones de rigor, al igual que José María Rodríguez, contentos pero tranquilos. Nadie diría que aquí han cosechado un resultado histórico. Alguno incluso tiene cara de circunstancias. Carlos Verdejo, coordinador de la campaña de VOX en Ceuta no oculta su descontento: la victoria del PSOE le ha amargado un poco el resultado de VOX en Ceuta.

La verdad, reconoce Rafael Rodríguez, es que aspiraban a ganar, pero el horizonte inmediato apunta a que “Juan Sergio Redondo será presidente de Ceuta”. Y sonríe sin esconder la malicia. La primera sonrisa amplia y sincera en la sede de VOX.

Por primera vez en dos décadas, la silla del alcalde presidente de Ceuta no tiene dueño seguro. Más allá de victorias y derrotas todos saben que mañana toca empezar de nuevo. Esto ha sido solo el final de la primera temporada. El 10 de mayo comienza la segunda y definitiva.