Búscome alerta de "fallos de forma" en la gestión del empadronamiento


Búscome alerta de "fallos de forma" en la gestión del empadronamiento

- "La Policía Local tendría que dejar una notificación para que la persona es cuestión acuda a presentar los papeles que acrediten que está viviendo en ese inmueble", opina la asociación

- Entiende que  "no es lógico que muchos ciudadanos y ciudadanas no tengan conocimiento de sus propias bajas"

Búscome ha alertado este domingo al Gobierno local y a los grupos políticos con representación en la Asamblea de que se está "negando el empadronamiento a quienes llevan toda su vida viviendo en Ceuta o tienen hijos españoles nacidos aquí porque se está infringiendo la Ley". "No entendemos el procedimiento que se está produciendo para abrir expedientes a residentes sin que se les hayan notificado previamente por escrito”, ha indicado.

En un comunicado, la asociación ha señalado que "el policía local acude a la vivienda para comprobar que una persona vive en esa casa y si en esos momentos la persona no se encuentra, por diversos motivos, hace un informe y es entregado al Registro de la Ciudad y automáticamente se abre un expediente con fecha de caducidad".

"Suponemos que el policía acude en sucesivas ocasiones más y no localiza a la persona, aunque tampoco tenemos constancia de que esto sea así, pero independientemente del número de ocasiones que vayan desde la policía, a la persona no se le deja ninguna notificación explicándole el motivo de la visita", ha indicado Búscome, que ha lamentado que "estas personas normalmente se enteran cuando van a sacar el certificado de residente y se les comunica que tienen una incidencia" y otros "no llegan a enterarse y no pueden paralizar el expediente, encontrándose que han sido dados de baja”.

Buscome considera que "la Policía Local tendría que dejar una notificación para que la persona es cuestión acuda, en el plazo que desde la Ciudad considere oportuno, a presentar en las oficinas del Registro, que es donde se hacen las altas y las bajas, los papeles que acrediten que está viviendo en ese inmueble, antes de abrir cualquier expediente".

"No es lógico que muchos ciudadanos y ciudadanas no tengan conocimiento de sus propias bajas, como tampoco es lógico que por controlar los fraudes acaben perjudicadas familias que llevan viviendo toda su vida en nuestra ciudad. Es la doble cara de una moneda, teniendo en cuenta la repercusión que hay en torno a una baja o una negativa de empadronamiento”, ha concluido.