CONCIENCIACIÓN

Búscome pide campañas contra el acoso sexual o el abuso de alcohol y drogas en la Feria


Búscome pide campañas contra el acoso sexual o el abuso de alcohol y drogas en la Feria

Bùscome insta al Gobierno de la Ciudad a que "tenga en cuenta que cuando se celebran las fiestas patronales en una ciudad se produce el momento idóneo para lanzar distintas campañas de prevención y sensibilizacion" en teamas tan importantes, apunta, como el abuso de alcohol y drogas o el acoso sexual y los comportamientos sexistas.

Para Búscome es "alarmante" como cada vez son más los jóvenes menores de edad que comienzan a beber alcohol y a fumar. "Ahora se han puesto de moda las cachimbas y aunque en principio éstas se piensan que no son nocivas para la salud, no únicamente es como consumir tabaco sino que además se puede producir contagio de enfermedades al compartir la misma boquilla cuando se hace de manera grupal. Algunas estimaciones revelan que el aumento de monóxido de carbono espirado al final de una cachimba equivale al consumo de dos cajetillas de cigarros. Y no solo eso, ya que un mililitro de cachimba contiene más de un millón de micro partículas. ", dice la asociacion.

Por eso, " estas cuestiones deben de incluirse dentro de la publicidad institucional y en el presupuesto de la feria, puesto que tenemos conocimiento de que son muchas las casetas las que disponen de ellas. Además, es positivo hacer mención también a las relativas a la concienciación del medio ambiente. No es lógico que una ciudad aparezca llena de botellas y distintos residuos por la incapacidad de las personas de entender lo que supone contaminar una ciudad".

Acoso sexual

Por último, " y no menos importante, desde nuestra asociación sabemos que en estas ferias se producen distintos altercados relativos al acoso sexual aunque no acaben en denuncias. Es por ello por lo que el Gobierno debería de lanzar mensajes encaminados a entender que cuando una mujer dice no es no, previniendo de esta manera que tengan que ser víctimas de una sociedad que continúa etiquetando a la mujer como un cuerpo en propiedad y como objetos sexuales. También aumentan los controles por la manera de vestir. En definitiva, una oportunidad para disfrutar de las fiestas a la vez del aprendizaje de una serie de valores".