FRONTERA

El caos del Tarajal pasa factura: tensión entre Policía Nacional y Guardia Civil

El caos del Tarajal pasa factura: tensión entre Policía Nacional y Guardia Civil
Frontera Tarajal control pasaportes Policía Nacional-1
Frontera Tarajal control pasaportes Policía Nacional-1  

Dos asociaciones sindicales de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, la AEGC de la Guardia Civil y la UFPOL de la Policía Nacional vienen escenificando en un cruce de comunicados la tensión que viven ambos cuerpos como resultado del caos del Tarajal. Desde la AEGC lamentan la desgana de los mandos del Cuerpo Nacional de Policía para asumir las competencias en la frontera, descargando en la Guardia Civil, mientras desde UFPOL, hartos de acusaciones, recuerdan que atienden debidamente sus responsabilidades en la zona y su plantilla no da para más.

“En cuanto se acumula el trabajo se quitan de en medio”, señalaba con mala leche un GRS a Ceuta al Día minutos antes de la última avalancha de porteadoras en la frontera del Tarajal, el pasado lunes 22 de octubre. Un tarde de carreras, empujones e intentos de avalancha que logró contener la Guardia Civil pero que ha tensado aún más relaciones entre ambos cuerpos, como evidencian los cruces de declaraciones. Fue solo el último episodio del caos que casi a diario sufre el Tarajal, donde, además, se cruzan las competencias de ambos cuerpos policiales.

La Guardia Civil trata de impedir uno de los primeros intentos de avalanchaDesde la UFPOL niegan que aquel día se quitaran de en medio y no diesen apoyo a la Guardia Civil, como señala la AEGC. “Sí se acude a los refuerzos, el lunes pasado la Policía Nacional estaba arriba (por la zona de acceso a los polígonos) diciéndole a los porteadores que se fueran para atrás, otra cosa no se puede hacer. Nosotros estamos en la frontera, en la entrada y salida del país, no estamos para estar controlando el resguardo fiscal, que es suyo, ni para controlar una obra, no somos vigilantes, debería haberlos para que la gente no se meta en la obra, todo no lo puede hacer la Policía Nacional”, alega Iván Alexis Guerrero, de UFPOL recordando que hace no mucho el Cuerpo Nacional de Policía se veía obligado a vigilar los polígonos del Tarajal un recinto privado. Cada cosa la tiene que hacer quien la tiene que hacer, no todo la Policía”.

En la AEGC, Juan Amado lo ve desde otro punto de vista muy diferente. “Donde tienen que estar es abajo (en la N352), donde la avalancha se produce es abajo, de todos me da igual, donde estén, ese servicio es suyo”, zanja el portavoz de AEGC. “No hay ningún punto de fricción, lo que dice AEGC es que nuestras competencias no son la seguridad ciudadana antes que el perímetro fronterizo. Eso nos quita personal para cubrir servicios nuestros y que eso pertenece al Cuerpo Nacional de Policía se pongan como se pongan”. “Si en cualquier momento hay un salto en el perímetro fronterizo y estamos nosotros cubriendo otra zona, y cuando podríamos tener compañeros pendientes para estos casos, pues no están”, explica Amado, “los GRS tienen que descansar también y si los activan a todas horas para controlar el paso de personas, no podemos pedir que estén 24 horas activados para el perímetro, la vigilancia de costas o cualquier otro servicio que sí sea nuestro”.

El resguardo fiscal del Estado y las actuaciones encaminadas a evitar y perseguir el contrabando son tarea de la Guardia Civil, así como la vigilancia del tráfico, tránsito y transporte en las vías públicas interurbanas y vías urbanas no asignadas de forma expresa a policías autonómicas o locales. Sin olvidar la custodia de vías de comunicación terrestre, costas, fronteras, puertos, aeropuertos y centros e instalaciones que por su interés así lo requieran. “La Guardia Civil tiene como misión el resguardo fiscal en los puertos, la seguridad e impermeabilización del perímetro fronterizo, la vigilancia de las costas y las carreteras nacionales de Ceuta. Esa es la misión de la Guardia Civil y para esas misiones, el Ministerio del Interior ha dotado a la Guardia Civil de una plantilla en Ceuta. Además debe cooperar fuera de su demarcación para auxiliar al Cuerpo Nacional de Policía en caso de necesidad”, resumen desde AEGC. Para UFPOL, el resumen es parecido, pero con matices: “La Policía Nacional es la encargada de controlar la entrada desde el país vecino, en el ámbito de sus competencias en documentación,  mientras que la Guardia Civil debe encargarse del tránsito y por ende su canalización en la “carretera nacional” de acceso a la aduana, ya que es competencia exclusiva de este Cuerpo el resguardo fiscal”.

El origen de esta diferente interpretación parte hace ya dos años de una decisión política de la Secretaría de Estado de Seguridad del Gobierno de Rajoy para redistribuir las fuerzas policiales en Ceuta, implicando a la Guardia Civil en las tareas de seguridad ciudadana y tráfico en la carretera de la frontera. A la que se ha sumado el recorte de la plantilla, algo que admite desde UFPOL, recordando que en Ceuta el CNP está al 76 por ciento de su catálogo (y muchos de ellos están en comisión de servicio), muy por debajo de la Guardia Civil, que va a recibir refuerzos a corto plazo. “Por las noches hay un zeta en custodia y otro en la calle”, apunta Guerrero. Desde AEGC vuelven a disentir. “Aunque la plantilla estuviese al cien por cien, ese servicio sigue siendo suyo”, zanja Juan Amado.