35 JÓVENES

La Casa de la Juventud da la bienvenida a los participantes en el II Campo de Trabajo Conoce Ceuta


La Casa de la Juventud da la bienvenida a los participantes en el II Campo de Trabajo Conoce Ceuta

La Casa de la Juventud, Servicio del que es competente la Consejería de Educación y Cultura, dará la bienvenida mañana miércoles a las 11.30 horas en sus dependencias a los 35 participantes en el Campo de Trabajo Conoce Ceuta, que se desarrolla hasta el 26 del mes en curso. En esa recepción participará la consejera del Gobierno de Ceuta Kissy Chandiramani.

Un total de 25 jóvenes provienen de otros puntos del país, en concreto de Navarra, Extremadura, Valencia, Madrid, Castilla y León,  Castilla La Mancha, Asturias, La Rioja, Cataluña, País Vasco, Galicia, Canarias y Andalucía, y el resto es residente en Ceuta.

Se trata de la segunda edición del Campo de Trabajo Conoce Ceuta, una iniciativa que tiene por objetivo difundir una imagen real de la ciudad, ajustada a sus condiciones sociales, naturales y culturales, aprovechando la presencia aquí de jóvenes de todos los rincones de España.

El programa que desarrollarán durante su estancia incluye actividades deportivas, culturales, de ocio y gastronómicas y, al margen de eso, trabajarán la imagen de la ciudad en distintos soportes para difundirla con posterioridad en sus lugares de procedencia, lo cual les será acreditado como trabajo voluntario por la Casa de la Juventud con la certificación correspondiente.

Campos de trabajo, vacaciones solidarias

Los campos de trabajo constituyen una manera de fomentar valores como la convivencia, la tolerancia, la solidaridad, la participación, el trabajo en equipo y el aprendizaje multicultural mientras que, a la vez, se implementan programas en beneficio de la comunidad, en este caso Ceuta y la imagen que proyecta fuera de sus límites territoriales.

Un equipo de profesionales se encarga de dinamizar el campo con actividades variadas (kayak, senderismo, visitas turísticas, paseo en El Desnarigado…) que favorecen el conocimiento del entorno medioambiental, cultural y social. Junto con todo eso, los campos ofrecen alojamiento y manutención durante el tiempo que dura el programa, por lo que se erigen en fórmula vacacional para los jóvenes.