OBJETIVO, 50 TONELADAS

El CEIP Ortega y Gasset aporta 1.200 kilos de comida a la Gran Recogida del Banco de Alimentos

El CEIP Ortega y Gasset aporta 1.200 kilos de comida a la Gran Recogida del Banco de Alimentos
Mariscal y Pino, este martes, junto al CEIP Ortega y Gasset.
Mariscal y Pino, este martes, junto al CEIP Ortega y Gasset.  

El Banco de Alimentos de Ceuta ha recogido este martes en el CEIP Ortega y Gasset los 1.200 kilogramos de todo tipo de comida que la comunidad educativa de este centro ha reunido en apenas un día para seguir sumando a la Gran Recogida desarrollada durante el pasado fin de semana en los centros comerciales de la ciudad, que arroja un balance provisional de unas 41 toneladas, un 17,5% más que el año anterior.

El presidente del Banco de Alimentos, Pedro Mariscal, sigue confiando en que las aportaciones que vayan llegando durante los próximos días completen lo necesario para llegar al objetivo marcado inicialmente, 50 toneladas de alimentos solidarios para las familias más necesitadas de la ciudad, a las que llegan a través de las distintas entidades que se encargan de su distribución.

Junto al director del CEIP Ortega y Gasset, Francisco Pino, Mariscal ha alabado el espíritu solidario de los niños, que se han convertido en "los agentes más activos a la hora de arrastrar a la gente a donar". "Cuando escuchas que han roto una hucha para comprar alimentos o preguntar por qué los que menos tienen son los que más dan no sabes qué hacer", ha confesado el presidente del Banco, que ha animado a cualquier interesado en conocer cómo funciona a visitar sus almacenes en el Puerto y Loma Colmenar, donde actualmente se está procediendo al separado y clasificación de todas las donaciones del primer fin de semana de diciembre.

Mariscal ha agradecido tanto el apoyo de los donantes como el trabajo de los 150 voluntarios que estuvieron sobre el terreno viernes, sábado y domingo "con una sonrisa como única recompensa".

En lo que va de año el Banco de Alimentos de Ceuta ya ha repartido más de medio millón de toneladas de comida en la ciudad autónoma y mantiene una red de control y vigilancia para cerciorarse de que la ayuda llega "a quien realmente la necesita" y evitar "picarescas".