CIPIMD

El Centro para la Identificación de Migrantes lamenta la "falta de celo" para identificar los cadáveres

El Centro para la Identificación de Migrantes lamenta la "falta de celo" para identificar los cadáveres
Primer inmigrante hallado muerto en la playa de Tarifa junto a una patera
Primer inmigrante hallado muerto en la playa de Tarifa junto a una patera  

El CIPIMD critica “la falta de celo y solicitud de la administración competente para identificar y repatriar los cadáveres de los inmigrantes que perecen en aguas de las costas andaluzas” El Centro Internacional para la Identificación de Migrantes Desaparecidos denuncia “la demora en los procesos de determinación de la identidad de los cuerpos de las personas procedentes del Norte de África que encuentran la muerte en su intento de alcanzar Europa, de forma irregular, realizando la travesía del Estrecho en las llamadas pateras”.

La presidenta de esta oenegé, Mª Ángeles Colsa Herrera, considera “inadmisible que hayan transcurrido más de ocho meses desde el naufragio –el 5 de noviembre de 2018– de la embarcación en la que viajaban más de cuarenta inmigrantes norteafricanos, de los cuales al menos 26 perecieron ahogados en la costa de Bárbate, y que todavía haya familias que desesperan en su país de origen mientras aguardan recibir los restos de sus hijos o hermanos”. Para el CIPIMD, “este hecho pone de manifiesto la falta de celo y solicitud de la administración competente, que, además, carece de un protocolo de actuación claro y definido para estos casos”, recalca.

Desde CIPIMD también se califica como “una muestra de escasa empatía y exceso de insensibilidad que las instituciones implicadas, en particular los juzgados, que son los encargados de que se efectúen los trámites correspondientes, retrasen más de lo razonable los procedimientos y no tengan en cuenta el sufrimiento de los allegados más directos que esperan y reclaman la devolución de los cuerpos de los fallecidos, para darles sepultura de acuerdo con sus rituales y sus creencias”, señala Colsa. “De los 26 jóvenes marroquíes que murieron el 5 de noviembre en aguas barbateñas, veintiuno han sido ya repatriados a sus lugares de nacimiento en las zonas de Kénitra, Meknes y Sale-Rabat, en Marruecos, gracias al excelente trabajo realizado por la Guardia Civil, que llevó a cabo la identificación de los mismos mediante el uso de las huellas dactilares, unos, y con la ayuda de las propias familias, a través de fotografías, otros, pero aún quedan cinco cuerpos para cuya identificación se ha decidido efectuar pruebas de ADN, sin que hasta el momento las autoridades judiciales responsables de las diligencias hayan realizado las gestiones pertinentes”, explica la representante de la oenegé.

“Al caso de estos 5 inmigrantes sin identificar –relata– se ha sumado el de otros dos, un chico y una chica, cuyos cuerpos también fueron hallados en las playas de Bárbate, tras el hundimiento de la patera en la que viajaban, el pasado 8 de mayo, y cuyos familiares, poniéndose en contacto con nuestro centro, incluso se han desplazado hasta la provincia de Cádiz para intentar acelerar el proceso, sin éxito”.

Para Mª Ángeles Colsa, “es lamentable que esto ocurra en un país como el nuestro, que presume de pertenecer al primer mundo”. “Además, no se entiende por qué no se agilizan los trámites de repatriación de cadáveres que han sido claramente reconocidos por sus familias a través de imágenes y por sus propios documentos de identidad, cuando en la gran mayoría de juzgados de Andalucía este es el proceder habitual para una correcta identificación y solo en supuestos excepcionales, en los que prevalecen las dudas, se opta por otros métodos más sofisticados que ofrecen mayores garantías”, concluye la presidenta de CIPIMD.

El Centro Internacional para la Identificación de Migrantes Desaparecidos, con sede en Málaga, es una organización no gubernamental que busca, a petición de las familias, organismos, instituciones, etcétera, encontrar e identificar personas convertidas en víctimas de incidentes o accidentes como consecuencia de los movimientos migratorios. Para ello, la organización tiene una red de colaboradores en España y países europeos, Marruecos, Senegal y Guinea, que se encargan de aportar la máxima información posible para facilitar la localización e identificación de migrantes fallecidos o desaparecidos.