INTEGRACIÓN

Ceuta carece de apoyo escolar para las personas con síndrome de Down

Ceuta carece de apoyo escolar para las personas con síndrome de Down
Usuarios de la asociación Síndrome de Down Ceuta.
Usuarios de la asociación Síndrome de Down Ceuta.  

En el Día Mundial de las personas con síndrome de Down, la asociación ceutí que desde hace más de 20 años trabaja en Ceuta por sus derechos y su integración laboral ha salido a la calle para mostrar su trabajo y, de paso, reivindicar lo que aún queda por hacer. Entre esas carencias destaca la ausencia total de personal de apoyo escolar en Ceuta que permita la integración de los chicos y chicas con síndrome de Down en un aula normal. Una reivindicación que han planteado a todos los directores territoriales en estas dos décadas, ninguno les ha escuchado.

El reducido tamaño de Ceuta facilita el contacto con la administración local, destaca la presidenta de la asociación ceutí, María Luisas Villadén, gracias a ello tienen servicios que en otros lugares de España serían un lujo, como  la hipoterapia o la hidroterapia, conveniadas con la Ciudad Autónoma, pero en cambio, faltan otros más sustanciales, como el apoyo educativo o la integración laboral.

Villadén reclama que, al menos, haya tres o cuatro centros educativos en Ceuta con aulas de integración, reforzadas con personal especializado como logopedas o fisioterapeuta y con un currículum adaptado a estos alumnos con necesidades especiales.

Integración laboral

El otro punto débil en la integración de personas con síndrome de Down es la laboral. En la actualidad sólo Decatlón tiene contratadas a dos trabajadores con síndrome de Down y, aunque la asociación trabaja con la Cámara de Comercio y la Confederación de Empresarios, no encuentran hueco en la empresa ceutí, de momento. “Suelen ser empresas grandes, que ya tienen experiencia con estos trabajadores y saben de los beneficios”, explica Villadén, recordando que las ‘prácticas’ simbólicas que han realizado usuarios de la asociación en diferentes empresas y negocios, han servido de “experiencia positiva para ambos”.