LEGADO CULTURAL

Ceuta se queda sin Juan Fernández, “El Carajo”, uno de los últimos maestros salazoneros

Ceuta se queda sin Juan Fernández, “El Carajo”, uno de los últimos maestros salazoneros
'El Carajo', maestro salazonero
'El Carajo', maestro salazonero  

Ceuta ha perdido un trozo de su tradición. Con el fallecimiento del maestro salazonero Juan Fernández, “El Carajo” se va uno de los últimos eslabones de la tradición del salazón.

Una pérdida que han llorado especialmente los integrantes del proyecto Salzone, que vienen alertando de la pérdida inminente de un valioso legado cultural. ”Estamos en una situación límite, una ciudad que ha tenido más de cien barcos de pesca, que ha tenido más de diez conserveras que daban trabajo a más de 3.000 personas y una industria salazonera que ha dado trabajo a una zona entera de Ceuta como Juan XXIII y la Almadraba pero que hoy está al límite. Calculamos de cinco a diez años para que todo desaparezca, son gente que tienen más de 65 años y no hay relevo generacional, la gente quiere ser funcionaria en esta ciudad”, auguraba Keke Raggio, del proyecto Salzone, en la presentación del documental Dry Fish.

En Salzone conocieron de cerca el trabajo de ‘El Carajo’, así lo cuenta otro de sus miembros, José Manuel Pérez Rivera, en su perfil de Facebook. “Hace un par de verano realizamos una serie de entrevistas personales con todos los maestros salazoneros, en la que colaboró la experta en patrimonio cultural, Ana Avila Alvarez. La conversación con Juan Fernández nos permitió conocer algunos detalles de su intensa e interesante vida. Estuvo muchos años embarcado en naves mercantes, lo que le permitió visitar buena parte de los países del mundo. También nos contó que trabajó en distintas naciones europeas y que, desde niño, se había dedicado a la pesca. Su historia de vida es similar a la de la mayor parte de nuestros maestros salazoneros. Son hijos de la mar y saben que esta madre que rodea a Ceuta por tres de sus cuatro lados tiene una doble cara”, recuerda.

“Por él y por el resto de amigos y maestros seguiremos trabajando para que este oficio artesanal, tan genuinamente ceutí, no se pierda. Ceuta es un pueblo unido al mar y no podemos dejar que las raíces de nuestro árbol identitario se pudran por falta de cuidado y mimo”, reivindica Pérez Rivera.