Ceuta sigue siendo la Autonomía con mayores desigualdades sociales de toda España


Ceuta sigue siendo la Autonomía con mayores desigualdades sociales de toda España

- El índice de Gini de la ciudad autónoma, que sirve para medir si la riqueza está bien repartida o no, cifra el de Ceuta en 0,51 en una escala de 0 a 1, casi el doble que la media nacional (0,32)

- El número de ceutíes que viven por debajo del umbral de la pobreza ha caído un 5,6% durante el último lustro y se queda en 28.842, según los datos de los Técnicos del Ministerio de Hacienda

Ceuta sigue siendo la Autonomía con más desigualdad social de toda España según el informe 'La desigualdad en crisis: hombre rico, hombre pobre' que acaba de presentar los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) en el marco de su XIII Congreso Anual, celebrado en Granada. Según sus grandes cifras, en nuestro país el 20% de los contribuyentes más ricos acapara el 44% de todos los ingresos declarados en 2012.

Este dato contrasta con las rentas declaradas por el 80% restante que, pese a ser un número de contribuyentes cuatro veces superior, apenas acumuló el 56% de los ingresos, lo que, según Gestha, pone de manifiesto "la existencia de un alto nivel de desigualdad social y económica". A esto se suma que el 20% de los declarantes “más pobres” solo represente el 6,6% de los ingresos totales.

La ciudad autónoma es la que mayor brecha social acumula. De acuerdo con el índice de Gini, que sirve para medir si la riqueza está bien repartida o no (siendo cero el valor más equitativo y 1 el más desigual), el registro español se sitúa en un 0,32, "lo que supone un nivel elevado para un país como España, que teóricamente se encuentra entre los países más desarrollados". En Ceuta ese indicador llega a 0,51.

Justo por detrás en tasa de mayor desigualdad se sitúan Madrid (0,43), Melilla (0,38) y Cataluña (0,34), aunque en los casos de las dos Comunidades Autónomas se atribuye a la localización en ambas de las grandes fortunas españolas.

Los Técnicos destacan cómo, a nivel nacional, esta brecha se ha abierto más en los últimos años como consecuencia de la crisis, ya que en 2007 el índice de Gini se situaba en el 0,28, aumentando un 10,8% hasta 2012. En este intervalo, fueron los años 2009 y 2010 los más dramáticos al incrementarse en casi dos millones el número de parados y al deteriorarse con mayor intensidad la economía española, que llegó a retroceder un 3,7%, dejando las cuentas públicas "al borde del colapso".

No todo son, sin embargo, en Ceuta, datos pésimos. Mientras que en el conjunto del Estado se ha registrado "un aumento espectacular de las personas que viven por debajo del umbral de la pobreza", en la ciudad el número de pobres ha descendido levemente.  Así, desde que se inició la crisis a finales de 2007, algo más de dos millones de personas han pasado a vivir por debajo de este umbral, hasta los 9,3 millones, lo que supone un 28,8% más. En 2007 había bajo de ese nivel algo más de 30.000 personas, cifra neta que se ha recortado un 5,6%, hasta 28.482.

 

Medidas sobre las grandes fortunas

Para frenar esta situación, los Técnicos del Ministerio de Hacienda proponen intensificar la lucha contra el fraude, y enfoncarla en investigar la evasión protagonizada por las grandes fortunas y grandes empresas, que concentran el 71,8% del fraude fiscal total. Esta parte supone una pérdida recaudatoria para el Estado de más de 42.000 millones de euros anuales.

Al mismo tiempo, Gestha aboga por crear un Impuesto sobre la Riqueza de ámbito estatal -evitando así las bonificaciones autonómicas al 100% de la cuota- con mínimos exentos similares a los vigentes en el Impuesto sobre Patrimonio, aunque el tipo efectivo de este nuevo tributo debería triplicar al del actual impuesto para ser efectivo. De este modo se podría conseguir una recaudación adicional de 3.400 millones de euros anuales.

Los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) forman el colectivo más representativo dentro del Ministerio y la Agencia Tributaria, al agrupar a 8.000 profesionales. En la actualidad, los Técnicos realizan estudios macroeconómicos "de gran calado" con el objetivo de conocer la realidad fiscal de nuestro país y conseguir una administración tributaria más eficiente y capaz de reducir el elevado volumen de economía sumergida, que alcanza el 23,3% del PIB.