RECONOCIMIENTO

La Ciudad distingue con su escudo de oro a "siete ejemplos de cualidades humanas"

La Ciudad distingue con su escudo de oro a "siete ejemplos de cualidades humanas"
Los distinguidos con los escudos de oro y con reconocimientos públicos, con Vivas, Deu y la delegada.
Los distinguidos con los escudos de oro y con reconocimientos públicos, con Vivas, Deu y la delegada.  

Ceuta condecora a Gabriel León, Miguel Casas, Manuel Alcalá, Fernando Pérez Padilla, Juan Francisco Oliva, Aurora Visiedo y Cándido Mata y concede reconocimientos públicos a Patricia Priego, Leopoldo Damián Domínguez, Salvador Lima, Juan Manuel Villena, Jacob Hachuel y Carolina Pérez por sus trayectorias personales y profesionales o por salvar vidas. 

Un acto "sensible y solemne" concebido para "llegar al corazón", según ha destacado Vivas, ha servido este jueves por la tarde en el Salón del Trono de la Asamblea para enmarcar la entrega de siete escudos de oro de la Ciudad a otros tantos "ejemplos de cualidades humanas muy significadas": Gabriel León, Miguel Casas, Manuel Alcalá, Fernando Pérez Padilla, Juan Francisco Oliva, Aurora Visiedo y Cándido Mata.

En nombre del primero ha recogido la distinción su hijo, Gabriel León González. Su padre, imaginero autodidacta creiado en el barrio de pescadores entre olor a madera y brisa marina, según ha recordado Vivas, convirtió en "talento para tallar la madera" esa "mágica conjunción" en la que creció. Suyas son diferentes creaciones repartidas por la ciudad y ha recibido innumerables premios a lo largo de los años. Entre sus obras figuran una reproducción de la Virgen de África y las tallas del Cristo Yacente que durante muchos años procesionó con la Cofradía del Santo Entierro, Santa Marta, San Daniel, Cruces de Guía y su obra más significativa, El Cristo del Madero.

Miguel Casas ha sido glosado por el presiente como un "referente y pionero" en la ciudad en asesoría laboral. Por sus manos han pasado "un sinfín de casos que nunca fueron cosas" en cuya tramitación siemple destacó por aplicar "solvencia y una manera de ser admirable". Ha sido miembro de la Junta de Gobierno del Colegio de Graduados Sociales desde 1988 y posee las Medallas de Oro, Plata y Bronce al Mérito Profesional de la entidad colegial, así como la Medalla Colectiva de Oro al Mérito en el Trabajo.

El doctor Fernando Pérez-Padilla, el militar Juan Francisco Oliva y la funcionaria municipal Aurora Visiedo han recibidos otros tantos escudos de oro tras protagonizar sendos episodios de rápida actuación de primeros auxilios que consiguieron salvar otras tantas vidas, las de dos niños en el Parque Marítimo y la playa y la de un compañero de trabajo, en el caso de la técnico de Fomento.

La angustia de aquellos momentos les ha dejado, según han puesto de relieve brevemente, la convicción de la necesidad de extender la formación en esa materia y la "mejor recompensa que uno puede tener: la alegría en el corazón de haber ayudado a salvar una vida", tal y como ha resumido Visiedo. Vivas les ha elogiado como "ejemplos de civismo", además de "magníficas personas" y "excelentes profesionales".

En nombre de Cándido Mata ha recogido la distinción su bisnieto, Francisco Mata. El escultor fallecido en 1972 nació en Jerez, aunque "se enamoró" de Ceuta y le entregó su corazón y su talento. Dejó su impronta en numerosos edificios ceutíes, tanto públicos como privados. Su sello aún está presente en lugares tan emblemáticos como el antiguo Hotel Majestic, la Casa Delgado, la Casa Marañés o la Cúpula del Edificio Trujillo. Mata fue también autor de la decoración interior del Casino Militar. El Cine Apolo o la Casa Guil y trabajó en el antiguo Instituto Hispano Marroquí (hoy Siete Colinas) o en la zona noble del Palacio de la Asamblea.

"Cien años de vida pletórica, de persona de bien en el más amplio sentido de la palabra", contemplan a Manuel Alcalá, que desde niño estuvo vinculado a la imprenta familiar, que sería conocida posteriormente como Imprenta Imperio. Como empresario pasó diversas vicisitudes, entre ellas la incautación durante años de la imprenta por la militancia en la masonería de su padre y la pérdida de negocio con el avance de la informatización de las empresas. Hace unos años dejó la imprenta en manos de sus empleados, cuya defensa siempre tuvo por bandera. Hoy sigue siendo, ha resaltado Vivas, "ejemplo de muchas cosas", entre otras de "generador de empleo y riqueza" en la "siempre noble y leal por y para España" ciudad autónoma.

El acto se ha cerrado con la concesión y entrega (en el caso de los asistentes) de reconocimientos públicos a seis personas por prestar su colaboración para salvar una vida: Patricia Priego Quero, Leopoldo Damián Domínguez Pérez, Salvador Lima Bueno, Juan Manuel Villena Rodríguez, Jacob Hachuel Abecasis y Carolina Pérez Ramírez.