Los colegios con comedor dieron casi 40.000 comidas a niños con necesidades durante el verano


Los colegios con comedor dieron casi 40.000 comidas a niños con necesidades durante el verano

- La Ciudad Autónoma ha aprobado pagar casi 137.000 euros por el servicio ofrecido en formato social en el periodo estival

- En el CEIP Andrés Manjón se dieron más de 5.700 menús con almuerzo y merienda incluidas que se valoran en 4,65 euros por unidad

Los siete colegios con servicio de comedor escolar que permanecieron abiertos durante el verano en formato social ofrecieron casi 40.000 comidas a niños con necesidades. La Ciudad ha aprobado pagar un total de 136.417 euros por el servicio prestado desde la finalización del pasado año académico hasta el pasado 1 de octubre, cuando se restableció el funcionamiento ordinario con la mayoría de sus beneficiarios becados por el Ministerio de Educación.

Los técnicos de la Administración local han fijado un precio de 3,65 euros por almuerzo, equivalente al que el Ministerio de Educación tiene contemplado en sus becas de comedor escolar para este curso, y le han sumado un euro para cubrir el coste de la merienda que se ofrecía a los niños que acudían a los CEIP Andrés Manjón, Ortega y Gasset, García Lorca, Príncipe Felipe, Reina Sofía, Ramón y Cajal y Pablo Ruiz Picasso en periodo no lectivo durante la época estival.

En total, en esos siete centros se ofrecieron un total de 29.337 comidas. El CEIP Andrés Manjón fue el que más ofreció, un total de 5.773, mientras que por encima de las 4.500 solamente se situó el CEIP Reina Sofía. Superaron las 4.000 sin llegar a ese nivel los colegios ubicados en la barriada del Príncipe Felipe y Huerta Téllez, así como el ‘Ramón y Cajal’.

En el CEIP Ortega y Gasset se dieron 3.049 comidas y en el CEIP Pablo Ruiz Picasso de Benzú un total de 3.075. La ayuda social para cubrir todos esos menús realmente ofrecidos supera, por tanto, los 136.000 euros, bastante por debajo de los 200.000 euros inicialmente presupuestados para cubrir este servicio por las consejeras de Educación y Servicios Sociales, los dos departamentos involucrados en la apertura veraniega de comedores para atender a los niños con menos recursos, un programa que el Gobierno local ya ha puesto en marcha durante dos años consecutivos.

Tanto la coalición Caballas como la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (FAMPA) han pedido que el servicio se amplíe también a los descansos lectivos de Semana Santa y Navidad, que en ambos casos se prolongan durante dos semanas enteras, a la vista de las necesidades existentes en la ciudad.