4 CUTLURAS

La Comunidad Hindú comienza a celebrar a Ganesh subiendo el listón de la multiculturalidad y la integración

La Comunidad Hindú comienza a celebrar a Ganesh subiendo el listón de la multiculturalidad y la integración
La Asociación de Vecinos del Centro ha tomado parte en la celebración cantando una salve
La Asociación de Vecinos del Centro ha tomado parte en la celebración cantando una salve  

Con respeto a la tradición y máximo esfuerzo por la integración y la multiculturalidad la Comunidad Hindú de Ceuta celebra este fin de semana los actos religiosos en honor a su dios Ganesh, capaz de armonizar bajo un mismo techo a las 4 religiones de la ciudad y hacerlas partícipes de su devoción por la deidad del intelecto.

La Comunidad Hindú de Ceuta ha arrancado las celebraciones en honor a su deidad, Ganesh, el de “las orejas grandes, para escuchar”, como lo ha descrito su presidente Ramesh Chandiramani. Como viene siendo habitual, la comunidad hindú ha convertido el arranque de la celebración en un homenaje no sólo a su dios, también a la multiculturalidad de la ciudad. Las decenas de invitados de todas las confesiones religiosas han podido disfrutar de la salve que ha cantado la Asociación de Vecinos del Centro en pleno templo hindú.

Tampoco han faltado las autoridades para conmemorar además que hace 10 años que se inauguró el templo. Y los primeros rezos han sido precedidos de discursos que han estado llenos de llamadas a la tolerancia, el respeto y la solidaridad para evitar precisamente que en el mundo se imponga la violencia y la barbarie como la de Barcelona. Minuto de silencio por las víctimas, incluido.

“Ganesh es el dios del intelecto. Y le podemos pedir que destruya nuestra ignorancia y nuestro ego”, ha explicado Tina Dhanwani, “que nos llene de conocimiento para discernir el bien del mal y ver a todas las personas por igual, independientemente de su raza, su religión o su cultura”, para evitar que el fanatismo anide en los corazones de personas que acaben por asesinar a otras en nombre de un dios. “Basta ya de muertes en nombre de dios. Es tiempo de amar en nombre de él”, ha apostillado. La barbarie y sinrazón terrorista de Barcelona ha estado muy presente.

Un año más, el arranque de las celebraciones ha servido para demostrar la fuerza integradora de la comunidad hindú de Ceuta, que usa con precisión su fe para aunar credos y expandir amor. Los hindúes tejen una colcha multicultural en cada acto con la que abrigan la idea de que una Ceuta en armonía es posible. Al templo, a rebosar, han acudido además de las autoridades y representantes políticos, un buen número de amigos de todas las confesiones y varias asociaciones culturales y religiosas. La Salve rociera y la emoción del coro dan otra buena muestra de esa idea y de esa integración que se puede lograr con respeto y mucha voluntad.

Un pequeño ágape con comida típica ha coronado el primero de los rezos. Se repetirán esta tarde y el sábado a mediodía y por la tarde. El domingo a eso de las 17 horas, las dos figuras de Ganesh que han traído este año partirán en procesión desde el templo de la calle Echegaray hasta la playa de la Ribera. Pararán en la plaza de los Reyes donde el Ballet de María José Lesmes ofrecerá un espectáculo de danza en su honor. Entrarán a saludar a la patrona de Ceuta, la Virgen de África en su Iglesia de la Plaza de África, donde el Coro de la Hermandad del Rocío también actuará (otra muestra más de buena convivencia, integración, respeto y mezcolanza, tan necesaria en estos tiempos), saludarán la figura del Puente del Cristo y acudirán a embarcar a las figuras para hundirlas en la bahía sur.

Ambas son biodegradables y se integrarán con los fondos marinos en menos de 48 horas. Por supuesto, todos los actos están abiertos a todo el que quiera participar. Que cunda el ejemplo y felicidades.