FRONTERA

CSIF amenaza con acudir a la Justicia si la Policía Local no abandona la N352 y el Biutz


CSIF amenaza con acudir a la Justicia si la Policía Local no abandona la N352 y el Biutz

Desde la sección local del CSIF vuelven a reiterar su exigencia de retirada de los servicios que actualmente desarrollan los agentes del cuerpo de la Policía Local tanto en la carretera Nacional 352 como el servicio del Biutz. "Tras el accidente laboral sufrido por un agente del cuerpo mientras desarrollaba ese servicio impuesto por los mandos y responsables políticos, desde el CSIF instamos al desarrollo de una evaluación de riesgos necesaria, según nuestro criterio, para salvaguardar la integridad física y protección legal necesaria para los agentes que se ven obligados a prestar dicho servicio", reclaman, "diga lo que diga el Presidente de la Ciudad y el Delegado del Gobierno".

Si no es así, avisan, desde el CSIF iniciarán los trámites "para exigir mediante las instancias judiciales o ministeriales oportunas, el respeto de los competidos y competencias que como agentes del Cuerpo de Policía Local de Ceuta tienen asignados por ley".

En el caso que se produjese un accidente o "mal mayor de graves e irreparables consecuencias", la responsabilidad recaería, avisan, en un empleado público o autoridad política responsable "ya que, dictar ordenes y normas contraviniendo la normativa tras producir un daño del tal característica podría ser constitutivo de un delito contra la salud de los trabajadores el cual, se encuentra tipificado en el Título XV de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal".

Las funciones de auxilio y colaboración son a su juicio también contrarias a lo que está ocurriendo en dicha situación ya que las mismas: "son destinos organizados, coordinados e incluidos, dentro de los cuadrantes de ordenes de servicio perdiendo así e incumpliendo los requisitos necesarios para considerar el servicio efectuado como un servicio de auxilio".

Desde CSIF recuerdan que tanto el presidente de la Ciudad como la anterior consejera de RRHH, Susana Román, "se comprometieron a retirar (a los agentes) en la mayor brevedad posible, algo que a día de hoy no ha ocurrido aunque se lo hemos reiterado en múltiples ocasiones ya que el mismo, incumple a nuestro juicio, las normas y requisitos necesarios para que los agentes que los prestan vean protegidas y asegurada su integridad física".