14 HOMBRES Y 2 MUJERES

Dieciséis indocumentados llegan al Sarchal en una lancha del tipo de las usadas para el narcotráfico

Dieciséis indocumentados llegan al Sarchal en una lancha del tipo de las usadas para el narcotráfico
Imagen de archivo.
Imagen de archivo.  

Dieciséis migrantes de origen subsahariano han alcanzado a primera hora de la mañana de este sábado la costa de la bahía sur de Ceuta a bordo de una embarcación semirrígida de seis metros de eslora equipada con un motor fueraborda de 120 caballos de potencia. El Servicio Marítimo de la Guardia Civil solamente ha podido acompañar el recorrido de la lancha desde que ha sido detectada entrando en aguas jurisdiccionales españolas hasta que ha llegado a la playa del Sarchal.

Según han informado fuentes de la Benemérita, todos los indocumentados, catorce varones y dos mujeres, se encontraban en aparente buen de estado de salud. Al desembarcar en la ciudad autónoma han sido atendidos por el Equipo de Respuesta Inmediata ante Emergencias (ERIE) de la Cruz Roja, que se encarga de efectuar el primer reconocimiento sanitario a todos los migrantes irregulares que llegan a Ceuta.

Los subsaharianos han atravesado las aguas de la bahía sur de la ciudad en una embarcación del tipo de las utilizadas habitualmente para el narcotráfico en el área del Estrecho de Gibraltar propulsada un motor mucho más potente de los que suelen usar los migrantes en este tipo de travesías, que no suelen pasar de 25 caballos de potencia.

Esta es la tercera embarcación con indocumentados que llega a la ciudad española norteafricana desde mediados de septiembre tras un verano en el que el método más utilizado para la introducción irregular de migrantes desde Marruecos fueron las motos acuáticas.

La presión migratoria sobre el perímetro fronterizo terrestre se ha reducido prácticamente a cero desde mediados de agosto, cuando las batidas marroquíes en su territorio y el uso diario de un helicóptero para controlar el vallado desde el aire acabaron con los intentos de salto en grupo que se repitieron cada noche durante dos semanas.