Doscientos ceutíes repudian la primacía del discurso "racista y economicista" en la UE

Doscientos ceutíes repudian la primacía del discurso "racista y economicista" en la UE
Imagen de la cabecera de la concentración en la Plaza de los Reyes.
Imagen de la cabecera de la concentración en la Plaza de los Reyes.  

- Los movilizados rechazan a una Europa que no vea seres humanos sino "recursos humanos", que no quiera caras y solo brazos, que no atisbe nombres sino "números"

- A lo largo de las últimos dos décadas, casi 30.000 personas han muerto a las puertas de Europa, 3.500 en 2014 y al menos 1.700 este año


Unas 200 personas han respondido este lunes a las 19.00 horas en la Plaza de los Reyes a la llamada de distintas entidades y organizaciones como Pedagogía Ciudadana, Elin, APDHA, Digmun o CCOO para repudiar desde este lado del Estrecho la primacía de un discurso "racista y economicista" en la Unión Europea, que afronta la mayor crisis humanitaria desde la II Guerra Mundial sin aparente pulso.

Los citados se han conjurado para "no dejarse arrastrar" e intentar que tampoco lo hagan las instituciones por esa deriva y para que, en su lugar, los poderes públicos se concentre en un reparto más justo e igualitario de los recursos disponibles. La petición, la exigencia, es que "Europa, como actor global y símbolo de la democracia, la justicia y la libertad, tiene que actuar en consecuencia, haciendo prevalecer por encima de todo la defensa de los Derechos Humanos".

Los movilizados han utilizado versos de Eduardo Galeano para honrar, como los describió el uruguayo, a "los nadies: los hijos de nadie,/ los dueños de nada./ Los nadies: los ningunos, los ninguneados,/ corriendo la liebre, muriendo la vida,/ jodidos, rejodidos".

Frente a quienes se empeñan en considerar a seres humanos como "recursos humanos", que no ven caras y solo brazos, que no atisban nombres sino números, la concentración ha sido una llamada a la conciencia humana en defensa de quienes "no figuran en la historia universal,/ sino en la crónica roja de la prensa local" y "cuestan menos/ que la bala que los mata".

Ha sido, también, un aldabonazo sobre las conciencias del llamado Primero Mundo para que reflexione sobre "en qué momento nos volvimos una sociedad egoísta" y para que la imagen del pequeño Aylan Kurdi muerto sobre la arena no sea solo la foto "de la vergüenza" sino también la de la "reflexión".

A lo largo de los últimos veinte años, casi 30.000 personas han muerto a las puertas de Europa, 3.500 en 2014. Desde comienzos de enero de este año 2015 que Europa ha proclamado 'año del desarrollo', se estima en 1.700 el número de muertos, con seguridad más pues esta contabilidad macabra "es aventurada".

Para los convocantes "Europa debe reconocer que todos somos perdedores" y las preguntas a responder son muchas: "¿Creen realmente defender el rango y la imagen de Europa en el mundo instrumentalizando el Consejo de seguridad y violando sus resoluciones tal y como están haciendo? ¿Defiende de forma duradera los intereses de las multinacionales cuando los pozos de petróleo y las minas de uranio y otros recursos estratégicos se convierten en polvorines? ¿Defiende a los europeos a su libertad de circulación cuando las zonas declaradas de riesgo, cuyo número no cesa de aumentar, les son prohibidas? Acabaremos todos confinados", han alertado.