Fallece en Sevilla Manuel Olivencia a los 88 años

Manuel Olivencia junto a Juan Vivas en 2015./archivo

El año ha comenzado con una muerte ilustre de las que dejan honda huella en la sociedad. Este uno de enero ha abandonado el mundo de los vivos Manuel Olivencia, un ilustre ceutí de adopción, que fue reconocido en 2015, junto a su hermano, Francisco Olivencia con la Medalla de Oro de la Ciudad por su brillante trayectoria profesional y sus servicios ejemplares a la sociedad, tal y como ha recordado la propia Ciudad Autónoma a través de un comunicado para expresar su dolor por la pérdida, “por ser ejemplo de cariño a Ceuta y a España”. Manuel Olivencia ha fallecido este lunes en Sevilla.

La Medalla de Oro de la Ciudad recibida en el año 2015 fue el último de una larga lista de reconocimientos a este ceutí de adopción que nació en Ronda en el año 1929.

Manuel Olivencia ha formado parte de una familia de hondo arraigo en Ceuta, la ciudad donde se crió, hizo sus estudios de primaria y segunda enseñanza y de la que su padre, Manuel Olivencia Amor, fue alcalde. De hecho, nunca dejó de estar vinculado a la ciudad en la que pasó su niñez y adolescencia. Participó en ciclos de conferencias desde los años sesenta a iniciativa de los departamentos culturales del Ayuntamiento, de la Ciudad Autónoma, del Centro Hijos de Ceuta o institutos de enseñanza media; ha sido miembro fundador, y todavía hoy activo, del Instituto de Estudios Ceutíes; y es Escudo de Oro de la Cámara de Comercio de Ceuta y Escudo de Oro del Instituto de Estudios Ceutíes. Aún hoy figuraba en la lista de patronos de la Fundación Premio Convivencia.

Olivencia fue un prestigioso jurista. Académico de número de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación, licenciado en Derecho con premio extraordinario por la Universidad de Sevilla y catedrático de Derecho Mercantil de la misma, en la que se jubiló en 1999. Además, ha sido profesor de Derecho Comparado de la Universidad de Estrasburgo, Subsecretario de Educación y Ciencia y Comisario General de la Exposición Universal Sevilla 92.

En el ámbito nacional, ha sido merecedor de la Gran Cruz de Isabel la Católica, la Gran Cruz de la Orden de San Raimundo de Peñafort, la Medalla de Oro del Consejo Superior de Cámaras y el Premio Pelayo para juristas de prestigio.

Las condolencias por la pérdida no han parado de sucederse a lo largo de este lunes, la primera la del presidente de la Ciudad, Juan Vivas, que ha trasladado personalmente, en su nombre y en el de todos los ceutíes, su solidaridad en el duelo a la familia por “la irreparable pérdida que hoy ha sufrido Ceuta. Un ilustre caballa nacido en Ronda, de extraordinaria categoría humana y profesional”.

 El presidente de la Ciudad, que ha puesto de relieve la “autoridad académica y su catadura ética y moral", de Olivencia, “un ilustre caballa nacido en Ronda, pero hijo de Ceuta con mayúsculas”, ha indicado para valorar el “gran servicio a España” que prestó en los innumerables puestos de relevancia en los que fue requerido a lo largo de su vida y desde los que realizó importantes aportaciones al Derecho, como el código de buen gobierno de las sociedades mercantiles, conocido como el Código Olivencia. "Su trayectoria ha sido un ejemplo de eficacia y honradez al servicio de su país y de la sociedad española”, ha resumido.