CORONAVIRUS

La frontera apura sus últimas horas abierta con un flujo constante de entradas en Ceuta

La frontera apura sus últimas horas abierta con un flujo constante de entradas en Ceuta
Varias personas, con maletas, esta madrugada pasada la medianoche, al entrar en Ceuta.
Varias personas, con maletas, esta madrugada pasada la medianoche, al entrar en Ceuta.  

Cuando no habían pasado ni tres días desde que las autoridades todavía dudaban si sería posible o no reunir a más de 4.000 deportistas en la ciudad, este jueves a mediodía una parte de Ceuta todavía se preguntaba, siempre temerosa del sur, qué tendría que pasar para "cerrar la frontera". "Para tomar cualquier actitud tendríamos que tener una epidemia aquí o cualquier connotación que verdaderamente obligue", respondió el consejero de Sanidad, Javier Guerrero.

Ni un solo positivo en la ciudad ha hecho falta para cerrarla. Para que la cierre Marruecos, que por la tarde anunció que no aceptaría más aviones ni barcos procedentes de España, con más de 3.142 casos y 84 muertes censadas con coronavirus. Al rato avanzó oficiosamente que clausuraría el Tarajal a medianoche y poco después concedió como en los de Melilla seis horas más de margen, casi hasta el amanecer de este viernes, para los rezagados.

El "detonante" del cerrojazo, apuntan fuentes consultadas por Ceutaldia.com, han sido los síntomas declarados por un aduanero de Bab Sebta y un ciudadano español en Tetuán

El viernes 13 de marzo ha comenzado en el Tarajal con dos guardias civiles y un trabajador de Amgevicesa mirándose en las puertas de salida hacia el país vecino de Ceuta. Ni un coche ya en los carriles habitualmente atestados de la frontera. Esperan, dicen, los que traiga "el último barco" del jueves. "Desde alrededor de las 23.30 horas casi ha dejado de pasar gente", explica el empleado de la empresa municipal.

frontera noche cerrada

Al otro lado de la verja, en los controles de entrada en la ciudad, con un tráfico intenso y colas, otros dos agentes de la Benemérita (equipados pese a que la amenaza supuestamente está a este lado con mascarillas azules y blancas, uno sobre boca y nariz, el otro encima de la gorra) se afanan en los controles rutinarios de vehículos que, previsiblemente, se alargarán buena parte de la noche para escrutar a quienes abandonen Marruecos antes de la clausura del paso, que se ha anunciado "total", tanto para el tránsito de entrada como para el de salida.

La Delegación del Gobierno en Melilla ha "recomendado" a la población de la ciudad hermana desplazada al Reino alauita "que retorne con la mayor brevedad posible". La de Ceuta ha "aconsejado" a los viajeros en tránsito hacia Marruecos "no efectuar el embarque Algeciras-Ceuta ante la imposibilidad de acceder al vecino país" a partir de las 6.00. También ha "efectuado gestiones con el Consulado de España en Tetuán para agilizar el retorno de los ciudadanos españoles en Marruecos" y ha dejado claro que "el tránsito de pasajeros y de residentes desde Algeciras cuyo destino final sea Ceuta no se verá pertubado en modo alguno".

Por la frontera, habitualmente marcada por el tráfico de bultos hacia Marruecos, llaman la atención esta madrugada las maletas que arrastran todos los que acceden a pie a la ciudad para coger los taxis que, en enjambre, han detectado oportunidad de negocio esta noche en la frontera o para ser recibidos por familiares y amigos.

frontera noche cerrada 2

Aunque se cuestiona la fiabilidad de los datos en un Estado con un sistema sanitario mucho más débil, en Marruecos solo se han declarado seis casos confirmados de coronavirus y la muerte de una mujer de avanzada edad, pero el temor al Covid-19 también ha conducido a la prohibición de "bodas y reuniones multitudinarias".

Ceuta no recibirá este viernes a las miles de personas que cada día accedían a ella para trabajar en multitud de empleos regulares (más de 2.000 solo como empleadas de hogar) o la economía sumergida y vivirá su última jornada con actividad rutinaria en los centros escolares. Del horizonte ha desaparecido la Semana Santa y todas las actividades cotidianas programadas por entidades públicas y privadas esperando todavía el primer positivo local.

La frontera apura sus últimas horas abierta con un flujo constante de entradas en Ceuta