NINGUNA PIEZA DAÑADA

El Informe sobre el Crematorio no establece causa alguna del fallo del pasado diciembre

El Informe sobre el Crematorio no establece causa alguna del fallo del pasado diciembre
Crematorio del Cementerio de Santa Catalina./archivo
Crematorio del Cementerio de Santa Catalina./archivo  

La empresa que reparó el Horno Crematorio del Cementerio de Santa Catalina ha emitido su informe sobre lo sucedido el pasado domingo 17 de diciembre y que impidió la cremación de un difunto hasta el lunes por la mañana. El Gobierno de la Ciudad ha mostrado especial interés en hacerlo público y el portavoz del Ejecutivo lo ha leído ante los medios en su comparecencia habitual de los viernes tras la reunión del Consejo de Gobierno. En el mismo la empresa no señala causa alguna al fallo en el horno número 3 a pesar de haberlo llegado a desmontar y repasa las actuaciones llevadas a cabo tras la avería.

El horno no funcionó, al quemador no llegaba corriente y no arrancaba. LA empresa responsable del mantenimiento requirió por teléfono al operario del cementerio para que tratara de alimentar el quemador con una fuente externa de corriente, sin éxito.

El lunes ya con un técnico presente se comprobó que el quemador no arrancaba ni conectándolo a un enchufe exterior, se procedió a conectarlo a la toma de corriente del quemador uno y sí funcionó. Tras resolver la incidencia se volvió a conectar a la fuente habitual el quemador 3 y sin más acción de por medio el quemador funcionó, según se recoge en el informe.

Es decir pasó lo que tantas veces en un hogar con algún electrodoméstico, que en ocasiones tras no funcionar durante algún tiempo, de pronto vuelve a funcionar.

Aún así, la empresa procedió a desmontar el quemador 3 para buscar posibles piezas dañadas y revisarlo. No encontró avería alguna y sólo sustituyó por precaución dos piezas y dejó funcionando los quemadores con normalidad.

Tras esto, realizó incluso un simulacro de avería y se conectó a una fuente externa el quemador 3, por si se repitiera la situación que los responsables del crematorio supieran cómo proceder. Todo salió bien.

El propio Hachuel ha preferido no hacer valoración alguna sobre lo sucedido, sin atreverse a decir que no hubo fallo técnico ni lo contrario a la vista del informe y se ha limitado a expresar en nombre del Gobierno consternación por lo sucedido y preocupación en un tono más humano que político, reconociendo que de por medio están “sentimientos”.

El propio presidente del Gobierno, Juan Vivas, ha encargado un informe a su departamento de Industria para abundar en lo sucedido y ha abierto un expediente informativo por si hubiera que depurar alguna responsabilidad, aunque a la vista del informe de la empresa encargada de la reparación parece poco probable.